Un paraíso de libros en pleno Paseo Bulnes

Entre las variedades que ofrece el comercio del Paseo Bulnes hay un bello lugar para los amantes de la lectura: la Librería del fondo Gonzalo Rojas, que está en la esquina de la calle Tarapacá.

Esta librería fue bautizada en honor al poeta chileno que perteneció a la generación del 1938 el cual aportó con varios premios a la literatura de nuestro país.

Fachada de la Librería del Fondo Gonzalo Rojas, ubicada en el Paseo Bulnes con calle Tarapacá

Un lugar agradable y lleno de colores 

Quizás muchos relacionan la palabra libro con lo aburrido y lo monótono pero este lugar invita a leer. Puede ser por la forma en que están ordenados, las mezclas de colores en sus estantes y vitrinas o lo luminosos del espacio, lo que hace de esta librería un espacio diferente.

Estantes con libros en los cuales a simple vista se puede ver la estética que los caracteriza

Una sección especial 

Dentro de esta librería existe una gran variedad de títulos disponibles para las personas y a precios razonables, entre los más destacados están diferentes libros de política, literatura clásica, libros infantiles y mucha variedad en literatura chilena (en especial, poesía).Sin embargo, creo que lo más destacable, es la oferta de libros ligados a la diversidad sexual de autores chilenos, tales como Gay Gigante y Joven Alocada, entre otros.

Cómo llegar 

Para visitar este espacio, acá van los datos para llegar y su ubicación. ¡Todos invitados a conocer este interesante lugar!

Parque Almagro, espacio turístico, de diversión y distracción

El Parque Almagro, ubicado en la comuna de Santiago Centro, fue creado en 1983. Con una extensión de  12 hectáreas en donde podemos encontrar diversos juegos para la diversión de los pequeños del hogar, además de la estatua Ecuestre de Diego de Almagro y  un conjunto de  bloques de piedra de gran tamaño.

En sus alrededores se observan atractivos lugares de interés público, como dos Monumentos Nacionales, el Palacio Cousiño y la Iglesia de Los Sacramentinos. Además, en sus cercanías esta también el Paseo Bulnes, la calle San Diego reconocida por la venta de libros, el centro de eventos Juegos Diana y la Universidad Central de Chile, lo que hace de este parque un recinto concurrido por universitarios manteniendo con vida el interior de sus áreas verdes.

Parque Almagro, Santiago Centro.

Paso a diario por este parque, sin embargo, nunca me había detenido a mirar que podemos encontrar, la diversidad de personas que acude a diario, el buen ambiente que se siente desde que se observa a lo lejos.

Recorrido

Caminando desde la costa hacia la cordillera, se puede observar el largo del recinto y el amplio verde interminable del camino, el cual tiene tres separaciones que abarcan el tramo desde la calle San Ignacio de Loyola hasta San Diego.

Lo primero que interrumpió mi vista es la pileta del primer sector del parque. En su alrededor se encontraban grupos de jóvenes compartiendo, leyendo y comiendo.

Pileta ubicada en el centro de una de las áreas del Parque Almagro.

Seguí mi caminata hasta la calle Lord Cochrane, en donde se encuentra una de las sedes de la Universidad Central de Chile y en Centro de Extención de la misma casa de estudios. Al cruzar la calle, se observaba un ambiente más familiar, pequeños niños jugando y observados por los adultos que acompañan. Algunos jugaban a la pelota y otros en los juegos que se encuentran en el centro del segundo bloque del parque.

Pequeños jugando a la pelota en Parque Almagro.

Cuando atravieso la calle Nataniel Cox para llegar a la tercera parte y final del parque, se puede observar el inicio del Paseo Bulnes, otros dos edificios de la Universidad Central y en el centro del sector se observan los grandes bloques de piedra.

Al llegar ahí me encantó la diversidad de culturas que pude observar, unas cuantas familias de raza negra se encontraban caminando por el sector. Las familias se veían felices y cómodos transitando por el parque.

Pequeño niño inmigrante quien comparte a diario junto a su familia en el Parque Almagro y sus alrededores.

El Parque Almagro es un lugar que es concurrido a diario por muchas personas, quienes agradecen las áreas verdes dentro de un sector tan céntrico y rodeado de edificaciones. El lugar, ha logrado posicionarse como un lugar de visita turística y distracción para familias, es un lugar para compartir y disfrutar de la naturaleza que lo compone.

 

 

Paseo Bulnes: choque cultural

Mi intención en estos párrafos no es enseñar datos históricos, recalcar anécdotas, información y/o novedades que se encuentran en esta misma página.

No. El sentido que le quiero dar a mis palabras son aquellas que me han despertado bastante curiosidad en el último tiempo y que se ven reflejadas en este lugar: el choque cultural.

Paseo Bulnes, un espacio de verde en el centro de Santiago.

El Paseo Bulnes es un paseo familiar; paseo juvenil; paseo estudiantil; paseo multicultural. Se encuentra a pasos del metro Moneda, frente al Palacio de la Moneda y concluye en el Parque Almagro, al lado de Santa Isabel.

No es extraño caminar en las mañanas y encontrarse con dueños(as) de casas y jóvenes paseando a sus mascotas, pues la estructura de Bulnes lo permite, con sus verdes pastos y la posibilidad de pasear y descansar en el mismo espacio.

Las mascotas se toman el parque

Se puede encontrar también todo tipo de estudiante: los secundarios, con caras de cansancio mental, pues saben que esa etapa ya no les vale nada y que les queda poco para definir su futuro; y los universitarios, con sus caras de cansancio, esta vez satisfechos porque saben que ese agotamiento vale la pena para ellos, o así lo hacen parecer.

Farmacias que curan, menos el alma.

Este paseo cuenta con un sinfín de tiendas variadas en extremo: de lo más obvio a lo más inusual. Hay desde farmacias, librerías, bares a kioskos a tiendas de camping, oficinas públicas y armerías -algo no tan común para un paseo cualquiera.

Oficinas públicas.

Las oficinas públicas de esta calle marcan la presencia de dos tipos de personas más que podemos encontrar: las que ofrecen estos servicios y las que los buscan. Por eso no es tan difícil encontrar gente desanimada al saber que tendrán que atender a personas por 8 horas y otras igual de desanimadas porque saben que en esas 8 horas es posible que no las atiendan y tendrán que volver otro día.

¡Pero también hay niños! Muchos que juegan, saltan, corren, patinan, andan en bicicleta. Hay otros no tan niños, pero mantienen ese espíritu de diversión y practican algún deporte para mantenerse en forma, en buena salud o simplemente lo hacen para pasar el tiempo con una actividad entretenida.

A rodar y a rodar.

El mayor movimiento en el Paseo Bulnes se ve principalmente en las tardes, donde la multiculturalidad se hace notar: niños, jóvenes, adultos y adultos mayores quieren terminar su día haciendo algo que les gusta.

Cuando la vida no pasa en vano…

Al terminar la tarde son los bares los que toman el protagonismo. Jóvenes y adultos buscan tomarse un pequeño descanso de sus respectivas rutinas y pasan un momento agradable con sus amigos y compañeros.

La amistad y el compartir llenan de alegría el corazón

El Paseo Bulnes es un gran patio de diversidad, donde hombres, mujeres, niños, adultos y animales confluyen, dándole vida y un sentido real de sociedad. Un lugar donde la alegría, cansancio, fastidio, sueños, visiones y otros pensamientos y emociones se mezclan, y eventualmente se olvidan y dan paso a otros sentimientos inesperados.

Nosotros le damos el sentido a nuestra vida, pero también a aquello que nos rodea, y es el Paseo Bulnes, este paseo multicultural, donde fielmente se refleja esto: el bienestar con uno mismo y con el entorno.

Un paseo donde todo fluye y confluye.

Tres novedades de Bulnes

Entre los lugares para distinción, tanto para entretenerse como para disfrutar de comidas y bebestibles, se encuentra el Paseo Bulnes, ubicado en el corazón de Santiago. Que consta de una serie de locales a lo largo del paseo, de los cuales hoy destacamos tres.

  • Restobar Hambre

Se encuentrSin títuloa en el 395 del paseo, casi llegando a parque Almagro. De este destaca su menú con almuerzos de autoservicio a tres mil pesos que incluye un plato principal, ensalada, consomé, postre y jugo o bebida. Según dice el encargado del local, el público es particularmente de oficinistas, pero hace la invitación a todos quienes quieran disfrutar de una comida completa.

  • Cervecería el Mesón del Buen Comer

Este local de comida tiene una variedad destacada dentro del barrio. Durante el día entregan almuerzos con Sin título1menús de comida tipo cacera. Sin embargo, después de las seis de la tarde, el local se transforma en una cervecería, lo que principalmente es su especialidad debido a las cerca de 20 marcas y tipos de cervezas que importan.

  • El barcito Feliziana 

Este bar tiene una lógica parecida a los anteriores con respecto a horas dsiudhsio2y modo de entregar las comidas. La diferencia, principalmente es que se ofrece una carta variada de tragos, como lo son cervezas hasta mojitos.

Además de esto, cuentan con una idea novedosa con respecto a la comida de almuerzo. Ya que los clientes pagan por una ensalada base, pero que luego de pasar pordsiudhsio2 un mesón, se les agrega ingredientes a gusto para que esta no carezca de sabor ni contundencia por un costo que se acerca a los cuatro mil pesos.

Con este itinerario dejamos la sugerencia realizada para quienes paseen o se encuentren por el centro de Santiago. Además de la invitación para que nos comenten cualquier otra recomendación dentro del sector.