Una visita al Puente de los Candados

El puente Racalamac más conocido como puente Condell se encuentra ubicado en plena Providencia, comuna de Santiago, Chile.

Cruza el río Mapocho uniendo el parque Balmaceda y la avenida Santa María.

Puente que cruza la calle Condell con la avenida Santa María

Hoy llamado el Puente de los Candados o enamorados. Una tradición romántica que se replicó en casi todos los puentes del mundo y que en Chile, las parejas no dejaron pasar luego que se estrenara la novela Tengo ganas de ti, de escritor Federico Moccia. Allí sus protagonistas cuelgan un candado con sus iniciales en un puente y  al tirar la llave al río, sellan su amor.

Accesorio significativo de una pareja enamorada para simbolizar su amor.

Hoy ya son más de 500 candados colgados en el puente Condell, con mil dedicatorias tanto en los candados como en el suelo de él.

Parejas y personas solitarias en la pasarela.

¿Quién fue Matías Cousiño?

Fundador de la industria de carbón de Lota, Matías Cousiño (1802-1862) de origen español y portugués, fue un empresario, senador y diputado propulsor del desarrollo y explotación carbonífera con el uso de vapores y ferrocarriles de la época.

Matías Cousiño sosteniendo un daguerrotipo que representa a su padre

Proveniente de una familia de fortuna, Cousiño empezó su vida minera como mayordomo de labores en las minas de Ramón Ignacio de Goyenechea, en Atacama, y paulatinamente comenzó a ascender laboralmente hasta convertirse en director de la asociación más poderosa de Chile en ese entonces, la junta de minería de Copiapó.

La industria que comenzó a crear en la ciudad de Lota hizo crecer a gran escala el desarrollo del pueblo con una amplia posibilidad de trabajo para sus habitantes, y fue en 1856 que sus socios vendieron sus derechos a Cousiño, debido a las constantes pérdidas iniciales del negocio.

La empresa adoptó carácter familiar cuando Matías Cousiño se asoció con su hijo Luis, que continuó como propietario hasta la muerte de su padre.

Palacio Cousiño 

No obstante, la riqueza de esta privilegiada familia no sólo se reflejó en sus ganancias empresariales. A instancias del Presidente de la República, José Joaquín Pérez, Luis Cousiño decidió dedicar parte de su fortuna a crear un gran parque al sur de la calle Dieciocho.

Palacio Cousiño, en la calle Dieciocho con Santa Isabel.

El parque fue desarrollado por el paisajista español Manuel Arana, gracias a lo cual se convirtió rápidamente en un lugar de atracción para la clase burguesa de Santiago de entonces, siendo polo de encuentro social por sus extensas lagunas y ambiente europeo.

Desde antes de su remodelación tenía el nombre de Campo de Marte, y en cada mes de septiembre ra el punto de reunión para celebrar ramadas y fondas, adquiriendo un estilo más popular y festivo.

Además, fue el escenario de los primeros torneos atléticos, y a principios del siglo XX albergaba carreras todos los domingos, en las que se forjaron futuros campeones como Martiniano Becerra, Juan Jorquera y Manuel Plaza. En 1909, incluso, se celebraron allí los primeros Juegos Olímpicos Chilenos.

Panorámica del jardín del Palacio Cousiño

El parque resultante fue inaugurado en 1873, durante la intendencia de Benjamín Vicuña Mackenna pero su impulsor, Luis Cousiño, falleció poco tiempo antes, sin poder admirar la obra en su versión final.

Aunque por mucho tiempo llevó su nombre, el Parque Cousiño se transformó en 1970 en el Prque O’Higgins. De su antiguo esplendor sólo se puede admirar la casa original de la familia Cousiño en la calle Dieciocho esquina de Santa Isabel.

¿Cómo llegar?

A cuadras del metro Toesca, el museo y parque Cousiño está ubicado entre las calles San Ignacio y Dieciocho en la comuna de Santiago. Si deseas conocer lo que solía ser el resto de este lugar, la visita se debe extender hasta el cercabo Parque O’higgins, donde aún quedan algunos resabios de su pasado esplender con los jardines y la gran laguna.

Feria Parque Almagro: la diversidad en venta

Desde que me planteé la idea de ir la feria de las pulgas del Parque Almagro, jamás pensé en lo que esta visita se convertiría.

Alejarme del pensamiento clásico que tenía del parque durante el camino me era difícil: es uno de los lugares diarios de mi rutina, ya que por la ubicación de mi casa de estudios, la Universidad Central de Chile, siento este espacio como casa.

La feria produce un cambio drástico a la normalidad del parque

Al salir de la estación del metro Toesca, pensaba en las cosas que podría encontrar en este lugar, muchas personas me lo habían recomendado desde hace ya mucho tiempo.

Tres sectores

Al entrar al parque por el lado oeste, es decir por la calle San Ignacio, aún todo continuaba con total normalidad, ya que hay que recordar que el parque se encuentra dividido en 3, la zona de la pileta desde San Ignacio hasta la calle Lord Cochrane, los juegos infantiles desde esta última hasta Nataniel Cox y finalizando con el sector que llamaremos las rocas, hasta la calle San Diego.

Libertad de venta para gente libre

Mercado callejero

Mientras más me acercaba a la segunda parte del parque, más podía notar la cantidad de gente asistente y la diversidad de puestos.

Al llegar al inicio de este mercado callejero, enfrenté lo que puedo llamar un problema: por dónde partir. Por la conformación del parque no existe un orden, así que opté por seguir el primer camino que encontré.

Hasta talleres improvisados de bicicletas se hacen presentes

Ropa americana

Puesto tras puesto, se podía notar la variedad en la oferta de productos, que en su mayoría se basa en la venta de ropa usada o la llamada ropa americana.

Estos están a cargo de sus propios vendedores, que en su mayoría son jóvenes quienes venden sus propias prendas o productos, los que no necesitan ningún permiso o cancelar nada para instalarse, solo deben llegar a las horas indicadas a través del evento creado en Facebook y establecerse o, como diríamos en buen chileno, “agarrar un puesto”.

Ser “Nerd” está permitido

Al caminar y recorrer cada lugar, me sorprendía cada vez más las diversas cosas que se ofrecían, provocando en mi un sentimiento de comprador compulsivo.

Algo para comer

De pronto en la selva de tiendas improvisadas, surgió el lugar perfecto, una plaga de stickers, desde Drangon Ball hasta los Simpson, que me hizo feliz, saciando mi sed de compras.

Continuando el recorrido, un carrito de comida llamó mi atención, choclos, si choclos, con una variedad de salsas me demostraba aún más que aquí está todo permitido.

La opción gastronómica es infaltable, ofreciendo diversas opciones
De todos los tamaños y formas existen y están permitidos.

Continuando con la exploración, la que provocaba que cada vez se expandieran más los rubros que aquí convergen, ya no es solo ropa, comida, stickers, si no que las muestras de arte, música, antigüedades, rarezas y hasta artículos quirúrgicos se hacían presentes.

Todo para seguir insistiendo que este es un espacio para que todo el que quiera pueda hacerse presente.

Ofertas para relajarse también existen dentro de este gigante mundo de ofertas

Rodeado de familias, parejas, grupos de amigos, me dan la razón a la conclusión a la que he llegado, este es un espacio de reunión familiar, en donde se puede pasar la tarde de los domingos, sin aburrirse y saliendo de la monotonía del fin de semana.

 

Datos

Día: Domingo

Horario: de 13:00 a 21:00 horas

Lugar: Parque Almagro

San Borja: parque multipropósito escondido en Santiago

El Parque San Borja es un complejo de áreas verdes, ideal para quienes quieren tomarse un lapsus del día para poder relajarse, leer, realizar actividades deportivas e incluso para ir de picnic o almorzar.

Escondido entre las intersecciones de la calle Carabineros de Chile, Jaime Eyzaguirre y la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, está a pasos de la estación Universidad Católica de la Línea 1 del Metro.

Entrada Parque San Borja Foto: Calle Carabineros de Chile

El Caso Zamudio

Debido a acontecimientos ajenos al parque, ahora cuenta con vigilancia policial en el horario que se encuentra en funcionamiento, desde las 7 hasta las 21 horas.

Uno de esos acontecimientos fue el que sucedió con el caso de Daniel Zamudio, un joven de 25 años que fue víctima de la homofobia de un grupo de jóvenes con tendencia neonazi que brutalmente lo golpearon y asesinaron en dependencias de este parque.

Memorial en recuerdo de Daniel Zamudio

Áreas verdes y deportivas

El parque posee áreas verdes y zonas deportivas, con un área de patinaje y una cancha multipropósito. Su entrada se realiza por cuatro lugares, permitiendo a los vecinos venir a tomarse un descanso.

Parque San Borja en su interior

Al centro del parque, se encuentra un cúpula hecha de madera y a su lado una explanada que es utilizada como zona de patinaje. Muchos jóvenes utilizan el lugar para actividades recreativas tales como skate, bicicletas bmx o incluso chearleaders.

Área de patinaje

Además el parque ofrece maquinas de entrenamiento y ejercicios.

Esculturas

En el parque hay variadas esculturas, como la del busto de Nicolae Balcescu, un monolito en homenaje a Manuel Fernández Díaz, ex alcalde de Santiago y una obra de danza que muestra a siete figuras de hierro en poses de bailarines, ubicada por la entrada que da a la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile.

Obra Danza, creado por Paola Vezzani, 1996.

Parque Almagro, espacio turístico, de diversión y distracción

El Parque Almagro, ubicado en la comuna de Santiago Centro, fue creado en 1983. Con una extensión de  12 hectáreas en donde podemos encontrar diversos juegos para la diversión de los pequeños del hogar, además de la estatua Ecuestre de Diego de Almagro y  un conjunto de  bloques de piedra de gran tamaño.

En sus alrededores se observan atractivos lugares de interés público, como dos Monumentos Nacionales, el Palacio Cousiño y la Iglesia de Los Sacramentinos. Además, en sus cercanías esta también el Paseo Bulnes, la calle San Diego reconocida por la venta de libros, el centro de eventos Juegos Diana y la Universidad Central de Chile, lo que hace de este parque un recinto concurrido por universitarios manteniendo con vida el interior de sus áreas verdes.

Parque Almagro, Santiago Centro.

Paso a diario por este parque, sin embargo, nunca me había detenido a mirar que podemos encontrar, la diversidad de personas que acude a diario, el buen ambiente que se siente desde que se observa a lo lejos.

Recorrido

Caminando desde la costa hacia la cordillera, se puede observar el largo del recinto y el amplio verde interminable del camino, el cual tiene tres separaciones que abarcan el tramo desde la calle San Ignacio de Loyola hasta San Diego.

Lo primero que interrumpió mi vista es la pileta del primer sector del parque. En su alrededor se encontraban grupos de jóvenes compartiendo, leyendo y comiendo.

Pileta ubicada en el centro de una de las áreas del Parque Almagro.

Seguí mi caminata hasta la calle Lord Cochrane, en donde se encuentra una de las sedes de la Universidad Central de Chile y en Centro de Extención de la misma casa de estudios. Al cruzar la calle, se observaba un ambiente más familiar, pequeños niños jugando y observados por los adultos que acompañan. Algunos jugaban a la pelota y otros en los juegos que se encuentran en el centro del segundo bloque del parque.

Pequeños jugando a la pelota en Parque Almagro.

Cuando atravieso la calle Nataniel Cox para llegar a la tercera parte y final del parque, se puede observar el inicio del Paseo Bulnes, otros dos edificios de la Universidad Central y en el centro del sector se observan los grandes bloques de piedra.

Al llegar ahí me encantó la diversidad de culturas que pude observar, unas cuantas familias de raza negra se encontraban caminando por el sector. Las familias se veían felices y cómodos transitando por el parque.

Pequeño niño inmigrante quien comparte a diario junto a su familia en el Parque Almagro y sus alrededores.

El Parque Almagro es un lugar que es concurrido a diario por muchas personas, quienes agradecen las áreas verdes dentro de un sector tan céntrico y rodeado de edificaciones. El lugar, ha logrado posicionarse como un lugar de visita turística y distracción para familias, es un lugar para compartir y disfrutar de la naturaleza que lo compone.

 

 

La tranquilidad se encuentra en el Parque Forestal

El otoño también se hace sentir en el parque Forestal con sus miles de hojas secas repartidas por todos lados.

Aún las temperaturas en Santiago no han bajado, por lo que la llegada de esta nueva estación no es un impedimento para quienes desean disfrutar de diversas actividades al aire libre, como una caminata, un paseo en bicicleta, jugar con los niños o simplemente sentarse en el pasto a conversar.

En abril de 2017 el Parque Forestal se vistió de otoño con miles de hojas secas

El parque está lleno de árboles, los que tienen placas indicando cuál es su nombre, y tiene distintos caminos de tierra que te guían para poder atravesarlo por completo. También tiene bancas y faroles, que se ubican por las orillas del camino, y que a su vez acompañan y adornan toda la naturaleza que se puede apreciar. Los basureros cada cierta cantidad de distancia para mantener limpio el parque.

Por el costado, hay un camino de tierra que es recto. En este camino hay mucha gente que trota y anda en bicicleta.

Se encuentra ubicado en la comuna de Santiago, por lo que en este lugar transita mucha gente: familias completas, personas acompañadas de sus mascotas, personas solas, parejas que pasan largas horas acostadas en el pasto y muchos niños, para quienes está habilitada una zona especial del parque que tiene variados juegos para que interactúen entre sí y con sus padres. También hay vendedores ambulantes que ofrecen artículos infantiles para utilizar al aire libre, como cometas con forma de pájaros. Además de gente que pasa vendiendo cosas como flores hechas de goma eva, alfajores, etc.

Los niños juegan entre ellos y con sus padres, empapando de alegría a quienes se encuentran alrededor

El parque se ubica entre las estaciones del Metro Bellas Artes y Baquedano.

Cuando se llega por el lado de Bellas Artes, al comienzo está ubicado el Museo de Arte Contemporáneo, y luego de caminar una cuadra aproximadamente, se puede encontrar el Museo de Bellas Artes, que actualmente se encuentra en reconstrucción. Ambos museos están conectados entre sí y la entrada es gratuita.

Museo de Bellas Artes en reconstrucción

En este parque hay varios monumentos, entre los que se destaca la Fuente Alemana, por el lado de Baquedano. Fue donada por la comunidad chileno alemana, con motivo del primer centenario de la independencia de Chile. En la actualidad también se encuentra en plenos arreglos, por lo que no es posible apreciar el agua que se desprende de ella.

Fuente Alemana

A pesar de estar ubicado en un lugar un tanto céntrico y por donde pasan muchos autos, la energía que se siente en el lugar es bastante especial, ya que está empapado de tranquilidad y alegría. Lo bueno de este parque es que puede servir para pasar un momento tranquilo, “alejado” de la locura santiaguina, pero estando en Santiago.

Cerro San Cristóbal: la invasión deportiva

Al pensar en el cerro San Cristóbal o en el Parque Metropolitano de Santiago, lo primero que se me viene a la cabeza, es su verde, esa manifestación de naturaleza insertada en medio de la contaminación, el ruido y el caos de la cuidad, naturaleza que da paz y calma a todos sus visitantes y espectadores.

Naturaleza que acompaña todos sus atractivos, el zoológica, el teleférico, el funicular, sus miradores y jardines. Sin olvidar sus plazas y juegos para niños. Y como no mencionar la virgen, imagen icónica y característica del cerro, que básicamente es el punto de referencia de este lugar.

Vista de Santiago desde las alturas del Parque Metropolitano de Santiago.

Pero hoy no haré referencia a estos atractivos clásicos que reciben toda la atención, sino, quiero mostrarlo como un punto de reunión, un lugar de encuentro en donde conviven desde visitantes hasta vehículos, pero con un solo fin: el deporte. Sí, el deporte, el ejercicio o la vida sana, sea como sea que lo llamen.

Con solo 5 a 10 minutos de trote diario, reduces el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas

Buscando la cima

Este lugar de encuentro deportivo se presentó ante mí de manera espontánea. Desde mi llegada, tenía como meta llegar a la cima (lo conseguí), pero el recorrido mostró una nueva forma de plantearse el cerro.

Desde el inicio de lo que podemos llamar viaje, se mostraron indicios de esta intervención en el camino, debido a que desde muy abajo, corredores y ciclistas, se entrelazaban con turistas, visitante y caminadores casuales, como yo.

Sendero rústico del parque.

Mientras más ascendía, más presentes se volvían en mi camino los deportistas, que con su vestimenta y equipo demostraban preparación y determinación por el ejercicio.

El parque muestra una preocupación hacia ellos, gracias a la presencia de bebederos o abastecedores de agua de manera constante y en diferentes puntos de los diversos recorridos, los mantiene con la hidratación necesaria para apoyar la subida, que por cada metros se hace un poco más pesada.

También hay cuidado por las mascotas gracias a los bebederos especiales, por lo que no hay excusa para dejarlas en casa.

Punto de hidratación para todos.

Senderos y escaleras

A medida que se avanza, la vista de Santiago se vuelve más amplia y completa y los senderos se hacen más estrechos aunque cada vez más con mayor compañía de la naturaleza.

Los corredores pueden seguir avanzando pero las bicicletas cada vez encuentran más obstáculos debido a la ruta, ya que los caminos se transforman en escaleras. Sin embargo, los ciclistas siguen presentes y lo sorprendente es que se adueñán del cerro y hacen que cada espacio se transforme en una oportunidad deportiva, subiendo y ocupando las diversas estructuras y edificios como herramientas para su ejercicio.

Senderos que complican y hacen más divertida la rutina deportiva.
Infraestructura histórica utilizada para ejercitarse

La cima

Luego del largo recorrido y con la llegada a la cima, se accede al Santuario de la Inmaculada Concepción, donde corresponde el momento del relajo, tanto para mí, un simple caminante, como para los deportistas, que llegaron con notable esfuerzo.

Todos ocupamos este espacio reflexivo religioso en una instancia de relajación y descanso, con un momento para hidratarse, elongar y respirar en calma mirando la gran vista a la cuidad de Santiago en su mayor esplendor.

Cima del cerro como espacio de relajación.

En mi descenso y ya comenzando a dejar cada vez el recorrido del cerro atrás, la gente de vida sana continuaba llegando cada vez en mayor cantidad protagonizando una invasión deportiva.

Encuentro de diversidad de deportes.

Si quieres sumarte a este movimiento y ejercitar tanto la mente como el cuerpo, todos los detalles del cerro, como horarios y todas sus atracciones las puedes encontrar en el sitio web oficial del Parque Metropolitano de Santiago.

Teleférico, un lugar para disfrutar en familia

Santiago ofrece más opciones de paseo que los malls y centros comerciales. Una de las más interesantes es el cerro San Cristóbal y su reciente y reinaugurada atracción: el Teleférico.

Fila para entrar a la estación Pedro de Valdivia del Teleférico.

La entrada es por Pedro de Valdivia Norte. En el caso de que los niños o ustedes tengan hambre, hay food truck, con más golosinas que otra cosa, sin embargo salva. Luego nos encontramos con una fila, que si llegan a buena hora y con esto me refiero a no llegar una hora antes de que cierren (19:00hrs), podrán disfrutar de las vistas que el cerro San Cristóbal nos ofrece.

Los precios varían entre los días de semana (excepto lunes de mantención) y los fines de semana y festivos.

Yo me subí al teleférico de ida y vuelta y sin duda sale mucho más económico, hay otra posibilidad de hacer solo un tramo que llega hasta Tupahue: martes a viernes $1950; niños 1240. Fin de semana: $2290; niños $1240, lo mismo para el adulto mayor.

Existe otra opción que es mucho más económica que es de un tramo, luego bajar caminando, o bien puedes seguir de largo mostrando tu ticket para llegar hasta Cumbre que tiene un valor de; martes a viernes: $2510; niños y 3ra edad: $1630. Y fines de semana y festivos: $3010, niños: $1950.

El tramo más largo lleva hasta el Santurio de la Virgen y además allí es posible acceder a los baños y también permite hacer recorridos por el sector.

Loes nuevos carros del Teleférico permiten hasta seis pasajeros.

La experiencia en el Teleférico mismo, es inolvidable. En cada cabina hay dos asientos donde pueden sentarse tres personas. Las ventanas siempre están limpias y permiten observar el paisaje. Me di cuenta que de regreso que, donde uno se baja, hay encarhados de limpiar los vidrios para permitir la observación sin obstáculos.

En cuanto a estar dentro de la cabina, por lo menos para mí se sintió fantástico, estoy segura que todos lo deben disfrutar.

La vista al cerro y la ciudad desde la cabina del teleférico.

La experiencia en el Teleférico es única, la vista es maravillosa, recomendado ir un día que se encuentre más o menos despejado para disfrutar del paisaje.

Las atracciones de Parque Bustamante

El parque Bustamante Es uno de los parque más populares de Santiago ,ubicado justo a la salida de metro parque Bustamante y entre las calles Marín y avenida providencia.

este bello parque es un privilegio para todos los que viven en la comuna , es un espacio ideal para descansar ,estudiar ,  hacer deporte o simplemente compartir  con amigos y con familia al aire libre.

Al caminar por el parque te das cuenta que este parque tiene un espacio para todo , para los amantes de las mascotas por ejemplo tiene lugares destinado especialmente para ellos, con juegos y lugares para que corran seguros.

Otra de las características que destacan en el parque, es lo bien cuidada que están todas sus instalaciones y lo limpio que esta, por lo que es realmente agradable pasar por allí y estar en contacto con la naturaleza.

Por lo mismo el lugar es perfecto para sentarse en el pasto y hacer un picnic, estudiar o simplemente descansar, es un espacio de recreación distinto a los demás , ya que existe una preocupación de la comunidad por mantenerlo siempre limpio y bien cuidado .

Si te gusta hacer deporte, pero no encuentras un lugar seguro y tranquilo donde practicarlo, el parque Bustamante es tu lugar porque cuenta con ciclovías exclusivas y la gente la respeta por lo que los ciclista pueden transitar tranquilos en toda la extensión del parque sin temor a atropellar a alguien ni tener que disminuir la velocidad, además cuenta con un espacio diferenciado para las personas que prefieran trotar o caminar y maquinas estáticas con elípticas, bicicletas y  trapecio dorsal para lo que quieran sacar musculo.

Para los amantes del skate hay un sector del parque dedicado solo para ellos, ya que cuentan con una pista de patinaje semi profesional con bordes en curva para lograr mayor velocidad y mejores saltos, variadas rampas, cuenta con iluminación permanente para todo aquel que quiera ir a practicar cuando se va el sol y lo mejor de todo es gratis y está abierto a todo público.

Es un espacio ideal para ir a desconectarse del estrés del mundo, para compartir en familia o solo relajarse.

asdasdsadasd1111
Ciclovía y pasarela del Parque
asddssadasddasadsasdasdas000
Skate park
weewrewrwer
Inicio del Parque Bustamante

Actividades familiares del Parque Quinta Normal

El Parque Quinta Normal pertenece a la Ilustre Municipalidad de Santiago. Corresponde a uno de los pulmones que posee el capital, puesto que es un área verde importante de Santiago.

Áreas verdes del Parque.
Áreas verdes del Parque. Foto de Sebastián Muñoz.

Este gran parque en algún momento fue un centro de experimentación agrícola, el que tiempo después pasó a ser un punto recreacional para las familias acomodadas. Sin embargo, con la migración al sector oriente de estas personas, el Parque Quinta Normal se transformó en un centro de reunión popular.

Museo de Historia Natural, perteneciente a la red de cultura del Parque.
Museo de Historia Natural, perteneciente a la red de cultura del Parque. Foto de Sebastián Muñoz.

Por otro lado, este recinto de áreas verdes cuenta con una gran red de cultura, ya que existen diversos museos que se convierten en un panorama para escolares y para las familias. Dentro de este parque se encuentra, además, la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, que hace que tenga aún más renombre.

En este parque existen diversas actividades para grandes y chicos, puesto que arriendan bicicletas para andar dentro del lugar, hay venta de comida (incorporándose como comida práctica el sushi) y entretenciones como la piscina o el paseo en bote en la laguna de los patos silvestres.

Laguna de los patos silvestres, donde se pueden hacer paseos en bote. Está Prohibido bañarse.
Laguna de los patos silvestres, donde se pueden hacer paseos en bote. Está Prohibido bañarse. Foto de Sebastián Muñoz.

Como todo recinto, tiene políticas claras, dado que es necesario ayudar al medioambiente botando la basura en sus lugares correspondientes, como también no obstruir la armonía de este parque realizando actividades que alteren el lugar (poner música fuerte, consumir drogas/alcohol, entre otras).

Según la Municipalidad, en el año 2013 fue elegido como uno de los parques más hermosos del mundo por la revista Travel + Leisure.

La ubicación de este parque es Matucana 520, Santiago.

Laguna Quinta Normal
Laguna del Parque Quinta Normal y parte de uno de los senderos de este lugar. Foto de Sebastián Muñoz.

Mira este vídeo sobre el Parque Quinta Normal: