Los cuatro escritores de la Independencia

Monumento realizado por Nicanor Plaza, ubicado en el Parque Forestal

En Santiago existen muchos monumentos que rinden homenaje a quienes lucharon por la independencia de nuestro país.

El que destacamos en esta nota es una de ellas y se encuentra en el Parque Forestal. Su particularidad es que no se dedica sólo a una persona, sino que a cuatro.

Fue inaugurada en 1873 y lleva por título “Escritores de la independencia” del célebre escultor Nicanor Plaza.

Conmemora a cuatro hombres de letras quienes jugaron un papel fundamental en esos tiempos, dictando leyes, publicando artículos, todos en sus ámbitos, luchando contra la colonia española. Todos ellos carecieron de papeles protagónicos, pero fueron fundamentales en la batalla de las ideas que dieron forma a la Patria (además que todos se convirtieron en nombres de calles).

Los cuatro escritores

Manuel Salas, 1754 – 1841

Manuel de Salas: es considerado uno de los activistas más importantes de la Independencia de Chile, ya que su pensamiento progresista, siempre enfocado en educar al pueblo y al progreso, no era compartido por la Colonia, lo que llevó a que se uniera a la lucha, siendo deportado a la Isla Juan Fernández cuando los españoles retomaron el poder.

No regresó hasta la época de la Patria Nueva. Entonces se desempeñó en varios cargos públicos, promoviendo sus ideas e impulsando varias leyes, llegando a ser el primer director de la Biblioteca Nacional en 1818.

Una de sus contribuciones mayores fue la Ley sobre la libertad de vientres (1811), según la cual todos los recién nacidos de madres esclavas serían libres desde ese preciso momento.

Manuel Gandarillas, 1790 – 1842

Manuel José Gandarillas: fue uno de los partícipes en las asambleas y redacción de la Constitución de 1833, además de prestar sus servicios en 1810 a las fuerzas revolucionarias.

Cuando los patriotas fueron derrotados en el Desastre de Rancagua, tuvo que emigrar a Argentina y posteriormente Uruguay, donde escribió artículos en pro de la causa patriota, junto a otros exiliados. De regreso en el país ejerció varios cargos, entre ellos Ministro del Interior y Relaciones Exteriores, mientras Ramón Freire dirigía los destinos del país, tras la abdicación de O’Higgins.

 

José Miguel Infante, 1778 – 1844

José Miguel Infante: abogado y persona de vasto conocimiento, ocupaba el cargo de Procurador en el Cabildo de Santiago en 1810 y desde ese puesto impulsó la idea de constituir una Junta de Gobierno, primer paso hacia la independencia nacional.

Más tarde fue ministro de Hacienda de O’Higgins, para luego enfrentarse a él, y ser nombrado en 1823 miembro de la Junta de Gobierno. Desde ese puesto impulsó la abolición de la esclavitud, siguiendo lo iniciado por Manuel de Salas, siendo el primer país en Latinoamérica en conseguirla y el segundo en el mundo.

Durante su carrera política fue un férreo defensor del federalismo, forma de organización del país que finalmente no prosperó.

Camilo Henríquez, 1769 – 1825

Fray Camilo Henríquez: sacerdote que bajo el seudónimo de Quirino Lemachez, se enfocó siempre en la libertad y emancipación de las colonias.

Fue uno de los propulsores de la libertad de información, junto a José Miguel Carrera, en crear el primer diario en Chile “La Aurora de Chile” donde pudo dar a conocer al pueblo sus ideales, transmitiendo así mensajes de diferente índole, haciendo de su pluma una gran arma. Asimismo, fue el primer director del periódico “El Monitor Araucano”.

Belleza y mística en torno al Parque Forestal

El Parque Forestal es uno de los sitios más acogedores de la ciudad, con lugares que aumentan increíblemente la calidad de vida de cualquier persona que viva a su alrededor. En este espacio se reúnen distintas actividades recreativas y sociales, convirtiéndose en un espacio emblemático de la expresión y cultura santiaguina.

No es el parque propiamente tal lo que llena de valor todo este espacio verde y pequeño pulmón de aire fresco, sino que también es la particular arquitectura que le rodea, llena de estilos del Santiago antiguo combinándose con la modernidad, dándole un misticismo muy poco común en el resto de la capital.

Una de las cosas más particulares de aquella arquitectura, son las diversas entradas o puertas de cada uno de los edificios, con diseños distintos en sus rejas, que combinan con los colores e iluminación de cada edificación. Así se transforman en portales visualmente atractivos, con colores llamativos pero muy armoniosos, sobre todo en la noche, cuando se mezcla con el ambiente bohemio por su cercanía al barrio Bellavista

4 rejas de las entradas de los distintos edificios que rodean el parque.

Decoraciones

Otra de las llamativas características es la mística que se materializa en las decoraciones personalizadas de los departamentos, ya cargados de una belleza auténtica y diferente.

Los habitantes de estos edificios sin dudas deben tener cercanía con el romanticismo, el arte y la armonía con su entorno.

Balcones adornados con lo que parecen ser hombres de paja, colgados desde el cuello, da una primera impresión de perturbación. Pero el sentido estético y la manera en que están dispuestos en las ventanas, colgando junto a verdes plantas, es simplemente un deleite visual y de sensaciones agradables, con el color marrón invadiendo las miradas que se disparan desde el centro del parque forestal.

Departamento con abundantes plantas, coronado con figuras de hombres colgando.
Hombres de paja colgando desde una ventana a modo de espejo.

Un paseo totalmente gratis, por partes que parecen de un museo al aire libre, complementando un viaje que puede partir con el museo de Bellas Artes.

Colores, formas, diseños y estructuras que invaden todo lo que rodea al parque forestal. Sin dudas, un espacio que vale la pena rescatar y sobre todo cuidar, como icono de nuestra cultura artística, de eventos sociales y lugar para algunos más románticos que funciona como una perfecta fuente de inspiración y belleza.

Las caminatas nocturnas pueden ser un verdadero placer en noches de verano.

Para llegar al Parque recomendamos ir en metro hasta la Estación Baquedano y luego caminar por calle Merced en dirección hacia la Plaza de Armas. Que la vista los vaya guiando.

 

La tranquilidad se encuentra en el Parque Forestal

El otoño también se hace sentir en el parque Forestal con sus miles de hojas secas repartidas por todos lados.

Aún las temperaturas en Santiago no han bajado, por lo que la llegada de esta nueva estación no es un impedimento para quienes desean disfrutar de diversas actividades al aire libre, como una caminata, un paseo en bicicleta, jugar con los niños o simplemente sentarse en el pasto a conversar.

En abril de 2017 el Parque Forestal se vistió de otoño con miles de hojas secas

El parque está lleno de árboles, los que tienen placas indicando cuál es su nombre, y tiene distintos caminos de tierra que te guían para poder atravesarlo por completo. También tiene bancas y faroles, que se ubican por las orillas del camino, y que a su vez acompañan y adornan toda la naturaleza que se puede apreciar. Los basureros cada cierta cantidad de distancia para mantener limpio el parque.

Por el costado, hay un camino de tierra que es recto. En este camino hay mucha gente que trota y anda en bicicleta.

Se encuentra ubicado en la comuna de Santiago, por lo que en este lugar transita mucha gente: familias completas, personas acompañadas de sus mascotas, personas solas, parejas que pasan largas horas acostadas en el pasto y muchos niños, para quienes está habilitada una zona especial del parque que tiene variados juegos para que interactúen entre sí y con sus padres. También hay vendedores ambulantes que ofrecen artículos infantiles para utilizar al aire libre, como cometas con forma de pájaros. Además de gente que pasa vendiendo cosas como flores hechas de goma eva, alfajores, etc.

Los niños juegan entre ellos y con sus padres, empapando de alegría a quienes se encuentran alrededor

El parque se ubica entre las estaciones del Metro Bellas Artes y Baquedano.

Cuando se llega por el lado de Bellas Artes, al comienzo está ubicado el Museo de Arte Contemporáneo, y luego de caminar una cuadra aproximadamente, se puede encontrar el Museo de Bellas Artes, que actualmente se encuentra en reconstrucción. Ambos museos están conectados entre sí y la entrada es gratuita.

Museo de Bellas Artes en reconstrucción

En este parque hay varios monumentos, entre los que se destaca la Fuente Alemana, por el lado de Baquedano. Fue donada por la comunidad chileno alemana, con motivo del primer centenario de la independencia de Chile. En la actualidad también se encuentra en plenos arreglos, por lo que no es posible apreciar el agua que se desprende de ella.

Fuente Alemana

A pesar de estar ubicado en un lugar un tanto céntrico y por donde pasan muchos autos, la energía que se siente en el lugar es bastante especial, ya que está empapado de tranquilidad y alegría. Lo bueno de este parque es que puede servir para pasar un momento tranquilo, “alejado” de la locura santiaguina, pero estando en Santiago.

Parque Forestal de Santiago, un oasis en la capital

El Parque Forestal de Santiago está ubicado en el sector norte del centro histórico y del barrio lastarria. En este parque se realizan diversas actividades al aire libre, donde se puede apreciar el entorno natural para descansar la mente. Este parque posee 171 910 metros cuadrados, y se establece entre las calles Cardenal José María Caro (Costanera Sur) al norte, Vicuña Mackenna al este, Merced — Ismael Valdés Vergara al sur y General Mackenna al oeste. Pertenece a la red de parques de la ribera sur del río Mapocho, limitando al este con el Parque Balmaceda y al oeste con el Parque de Los Reyes.

El paseo por las alamedas, el favorito de las parejas
Paseo por las alamedas, el favorito de los capitalinos

Dentro del paseo que uno puede realizar en este parque, puede observar las variadas fachadas tipo francesas de los edificios a su alrededor, donde casi llegando al centro del parque, te encontrarás con el Museo Nacional de Bellas Artes, que siempre es pertinente recomendar su visita, y que mejor que sea gratuita. Siguiendo por el mismo sendero lleno de arboles y vida natural, te encontrarás con vida familiar, donde todos salen a respirar un aire nuevo. Casi llegando al final del recorrido del parque, verás de frente a la bella Fuente Alemana, la cual fue donada por la comunidad

El Museo de Bellas Artes, hermosa edificación que guarda grandes obras.
El Museo de Bellas Artes, hermosa edificación que guarda grandes obras.

chileno-alemana con motivo del primer centenario de la independencia de Chile, el 13 de Octubre de 1912.

Este parque nació a principios del siglo XX desde los jardines del Museo de Bellas Artes. De esa época datan sus característicos plátanos orientales que, en forma de hilera, han sido un romántico paseo a través de generaciones. Su ordenada planificación urbana y arquitectura bien dotada ha impedido que el paso de los años sea sinónimo de éxodo de sus barrios colindantes y es así como las edificaciones a su alrededor no han perdido vigencia. La zona Parque Forestal-Barrio Lastarria es la más valorada de Santiago Centro y la alta

La imponente Fuente Alemana, destina tiempo a observar esta hermosa escultura.
La imponente Fuente Alemana, destina tu tiempo a observar esta hermosa escultura.

 

calidad de vida del barrio. Así, esta zona histórica todavía guarda, al igual que parte de Santiago Centro, una idea de su centro histórico apoyado con la intervención ecológica en los centros urbanos de nuestra sociedad.

 

¿Cómo llegar? 

Este parque es reconocido por todos los santiaguinos, así que revalida el dicho popular “todos los caminos llegan a Roma”. En metro, se puede llegar de manera directa por la estación Bellas Artes (linea 5), estación Baquedano (linea 5 y 1) y Puente Cal y Canto (linea 2). Por otro lado, y una opción con mayor recorrido, es utilizar el servicio de transporte publico, Transantiago, el cual posee estos recorridos;

  • Mac-Iver: 203e, 207e, 208, 404.
  • Miraflores: 116.
  • Irene Morales: 116, 213, 503.
  • Avenida Vicuña Mackenna: 213, 410, 503.
  • Merced: 514, 515.
  • José María Caro: 116, 213.
    Luz entrante por entre medio de los árboles que inundan el parque, una bella postal.
    Luz que entra por los árboles que inundan el parque, una bella postal.

     

     

Castillo Forestal: La reinvención de un clásico

13084280_10208812440650232_1351087880_n
Frontis del Castillo Forestal

Los castillos son edificaciones de otras épocas, te llevan a vivir momento mágicos, asociados a la época medieval y a cuentos fantásticos de caballeros, dragones y princesas. Chile no es la excepción a estas grandes obras y el mayor ejemplo es el Castillo Forestal.

Ubicado en uno de los barrios culturales de Santiago, específicamente en el Parque Forestal en la calle José Miguel de La Barra frente al Museo de Bellas Artes, este castillo se convirtió en postal obligada de turistas.

nosotros2
Antigua vista al Museo de Bellas Artes desde el Castillo Forestal

El Castillo fue diseñado por el arquitecto chileno Alvaro Casanova, inaugurado el año 1910, en el habitó el paisajista francés George Dubois quien diseñó el Parque con una laguna alrededor del castillo.

Luego de su época de gloria, el castillo fue Centro de extensión del Colegio de Arquitectos, para posteriormente entrar en un periodo de declive que incluso lo llevo a ser una bodega municipal hasta su rescate y preservación el año 2013.

13089935_10208812437210146_663536113_n

Aquel año los arquitectos Mathias Klotz y Lilian Allen, recibieron la misión por parte del empresario Jerome Reynes de renovar el castillo y crear un restaurant de estilo francés dentro de este, se mantuvo la mayor parte de la fachada del castillo y se acomodó a las necesidades de un restaurant de gran nivel logrando una perfecta combinación de diseño y gastronomía.

El Castillo actualmente es Patrimonio Nacional.

La atención es de lunes a viernes y los precios van desde:

  • ENTRADA + FONDO + POSTRE $8.500.
  • ENTRADA + FONDO + POSTRE + COPA DE VINO o BEBIDA & CAFÉ o TE $10.900.
13059716_10208812436890138_1575278964_n
Ingreso al Restaurant desde el Parque Forestal

El restaurante se acomoda a las necesidades de los usuarios y en días de lluvia cubren  el segundo piso con una carpa que ayuda a dar una buena experiencia a pesar del clima.