La música tiene su espacio en San Diego

La calle San Diego es conocida por su diversidad de comercio como libros, bicicletas, tecnología, cosas para la casa, pero también tiene un espacio para la música.

Llegando a Alonso de Ovalle, nos encontramos con tres tiendas de este tipo, Casa Amarilla, Central Music y Electro Acustic.

Tienda Central Music, ubicada en San Diego casi al llegar a Alonso Ovalle.

Como estos locales se encuentran juntos, uno puede pensar que debe existir rivalidad, pero no es así: sus dueños nos cuentan que existe un buen ambiente entre todos, hasta se conocen algunos, además de que le dan al comprador más posibilidades de compra, ya que los precios varían entre ellos.

Lo otro que es interesante es que quienes atienden saben de lo que hablan, porque uno de los requisitos para los empleados de las tiendas, es saber cómo mínimo tocar un instrumento y luego continuar aprendiendo sobre la música.

Todo tipo de guitarras en vitrina.

Lo más vendido

Sin duda los instrumentos más comprados son el metalófono y la flauta. Aunque suena un poco extraño, esta venta se realiza entre febrero y marzo, cuando los estudiantes de colegios deben llevarlos como parte de sus materiales escolares.

Durante el año, comentan los vendedores, se enfocan en guitarras y baterías. Pero no son los músicos quienes van y compran, porque la mayoría de las veces son familiares o amigos, quienes los adquieren para regalar.

Otro dato de interés es que la mayoría de sus ventas se realizan por internet, porque el sector donde están ubicados no tiene un buen ambiente. Así, muchas veces sus clientes no llegan por miedo a comprar y andar con un instrumento por la calle. A través del computador pueden vitrinear y comprar sin problemas.

Todo tipo de instrumentos en vitrina.

Entonces, si quieres aprender a tocar un instrumento o regalar uno, no dudes en darte una vuelta por estas tiendas, encontrarás lo necesario.

De la cacofonía, música

Santiago es una ciudad que tiene muchas caras, como un cristal cortado en varias formas. Desde lejos no se diferencia mucho de la arquetípica ciudad. Pero, si uno cambia por un punto de vista, esos pequeños detalles que definen las cosas comienzan a aparecer. Por ejemplo, esa constante cacofonía que la ciudad constantemente expulsa en todas direcciones contiene música, pero para oírla hay que detenerse y prestar atención.

Para escuchar tal cosa, uno de los mejores recorridos es el que se hace a pie entre las estaciones Universidad de Chile y Plaza de Armas, del Metro Santiago, preferiblemente en ese orden. En primer lugar se toma la salida noreste, la cual da al inicio de la calle Huérfanos y donde se encuentra la primera parada:

Al salir del metro es usual encontrar a una pareja tocando la guitarra y la flauta dulce, usualmente interpretando cuecas y/o canciones de Los Jaivas e Illapu. Su interpretación no es completamente fiel y a veces no sigue el mismo ritmo, cambiando entre allegro y andante según la estrofa. Pero uno ve que ambos están disfrutando tocar juntos y eso le da un buen sabor a su música.

Uno continua en dirección a la Plaza de Armas -hacia el norte- cuando, antes de llegar al primer cruce en Moneda y ahí hay un guitarrista. Ahora, lo esperable, casi obvio, sería la típica interpretación de temas de rock, alternando entre los temas hispanos y anglos más reconocibles. Sin embargo, lo que el joven toca es algo completamente diferente; Cha-La Head-Cha-La de Chiho Kiyooka y Yuriko Mori. También conocido como el tema de Dragon Ball Z. Es tanta le emoción con la que lo interpreta y tal la fidelidad al tema original que es imposible no remontarse a un capítulo de la serie mientras toca.

Ese mismo entusiasmo se encuentra una y otra vez al subir por Ahumada. Como por ejemplo, el dúo de cellos que está entre Moneda y Agustinas, tocando Le Galop infernal (la canción del Cancan) a una velocidad y coordinación sorprendentes. O frente a la casa central del Banco de Chile donde se puede escuchar una agradable mezcla de temas de los 80’s en saxofón interpretada al compás propio de un blues.

Pero al llegar a la esquina de Huérfanos con Ahumada, en lugar de seguir hacia el norte y llegar a la Plaza de Armas, se puede doblar hacia la izquierda e ir hacia el oeste. Por toda la cuadra de recorrido se puede escuchar Con te Partiro hasta llegar a Bandera¸ donde una mujer canta opera sin micrófono, en el corazón de Santiago, y domina sobre el ruido a su alrededor.

01
Con te partirò, paesi che non ho mai. Veduto e vissuto con te, adesso sì li vivrò.

Para principiantes: Dónde comprar discos en Santiago

discos 01
Indie Records en Eurocentro por Leyla Espinoza

Muchas personas creen que en Chile la industria del cd y el vinilo están en extinción. Sin embargo, existen una serie de locales en Santiago que mantienen vivos a estos viejos vicios musicales. Si nunca te animaste a comprar un disco, es el momento de conocer una breve guía para principiantes.

Comenzaremos nuestro recorrido en el persa Bío Bío, cerca de la estación Franklin. En el sector conocido como Victor Manuel está el galpón 4, que alberga la mayoría de los locales de música. Entre ellos, se destaca All the tracks (local 20), fundado hace casi diez años por Abel Bravo, su único propietario.

Para Bravo, “los archivos mp3 son desechables, pero un vinilo o cd involucran cultura y emoción.” Aquí encontrarás cds y vinilos de música alternativa con un plus: se trata de ediciones importadas exclusivamente, de las cuales las más llamativas son las japonesas. Además, en este local hay discografías completas de artistas como David Bowie, Depeche Mode, y The Beatles.

Al salir de este local, verás un lienzo que grita “VINILOS” casi al final del pasillo, anunciando a Kali Yuga Distro (locales 92-93). Como el mismo letrero lo dice, allí encontrarás todo lo que tenga que ver con el formato vinilo: ediciones nuevas, descatalogadas y artículos para cuidar tus adquisiciones. Además, recientemente agregaron a su inventario chapitas y stickers, por si no te alcanzaran las lucas para un álbum en ese momento.

Su dueña, Cass Tora, describe la disquería como alternativa. Sin embargo, al mirar entre sus estantes no están solo los máximos exponentes de ese extenso género: hay trabajos de artistas más oscuros, como Death In June, Pavement, Bat for Lashes, FKA twigs, entre otros. “Vendemos música difícil para oídos exigentes”, sentencia finalmente.

Para terminar tu primer acercamiento a la música física, tomarás la locomoción que mejor te acomode para llegar al Eurocentro, a una cuadra del metro U de Chile. En el primer subterráneo de este edificio, está Indie Records (local 0118), tienda donde según su dueño, Marco Cea, “lo más alternativo con lo más pop conviven sanamente“.

Cea, que en sus tiempos libros también es disc-jockey, define el gusto por la música física en palabras simples: “Si vienen a la tienda y revisan nuestra selección, es seguro que encontrarán algo que los emocionará, o les traiga el pasado a la mente. Y tengan o no tengan dinero, si quieren comprarse ese disco, lo van a hacer igual.” Aquí hallarás discografías completas de la mayoría de sus artistas, algunas joyas como box sets y ediciones de aniversario, y una variedad de estilos escogida con pinzas.

Si leyendo esto te picaron las manos por hojear un libro de letras de un cd, o si eres chapado a la antigua o simplemente prefieres objetos que posean un valor más bien sentimental por sobre su utilidad práctica, regalar a otro o incluso a ti mismo un álbum en cd o vinilo, no es una idea tan mala después de todo.