Belleza y mística en torno al Parque Forestal

El Parque Forestal es uno de los sitios más acogedores de la ciudad, con lugares que aumentan increíblemente la calidad de vida de cualquier persona que viva a su alrededor. En este espacio se reúnen distintas actividades recreativas y sociales, convirtiéndose en un espacio emblemático de la expresión y cultura santiaguina.

No es el parque propiamente tal lo que llena de valor todo este espacio verde y pequeño pulmón de aire fresco, sino que también es la particular arquitectura que le rodea, llena de estilos del Santiago antiguo combinándose con la modernidad, dándole un misticismo muy poco común en el resto de la capital.

Una de las cosas más particulares de aquella arquitectura, son las diversas entradas o puertas de cada uno de los edificios, con diseños distintos en sus rejas, que combinan con los colores e iluminación de cada edificación. Así se transforman en portales visualmente atractivos, con colores llamativos pero muy armoniosos, sobre todo en la noche, cuando se mezcla con el ambiente bohemio por su cercanía al barrio Bellavista

4 rejas de las entradas de los distintos edificios que rodean el parque.

Decoraciones

Otra de las llamativas características es la mística que se materializa en las decoraciones personalizadas de los departamentos, ya cargados de una belleza auténtica y diferente.

Los habitantes de estos edificios sin dudas deben tener cercanía con el romanticismo, el arte y la armonía con su entorno.

Balcones adornados con lo que parecen ser hombres de paja, colgados desde el cuello, da una primera impresión de perturbación. Pero el sentido estético y la manera en que están dispuestos en las ventanas, colgando junto a verdes plantas, es simplemente un deleite visual y de sensaciones agradables, con el color marrón invadiendo las miradas que se disparan desde el centro del parque forestal.

Departamento con abundantes plantas, coronado con figuras de hombres colgando.
Hombres de paja colgando desde una ventana a modo de espejo.

Un paseo totalmente gratis, por partes que parecen de un museo al aire libre, complementando un viaje que puede partir con el museo de Bellas Artes.

Colores, formas, diseños y estructuras que invaden todo lo que rodea al parque forestal. Sin dudas, un espacio que vale la pena rescatar y sobre todo cuidar, como icono de nuestra cultura artística, de eventos sociales y lugar para algunos más románticos que funciona como una perfecta fuente de inspiración y belleza.

Las caminatas nocturnas pueden ser un verdadero placer en noches de verano.

Para llegar al Parque recomendamos ir en metro hasta la Estación Baquedano y luego caminar por calle Merced en dirección hacia la Plaza de Armas. Que la vista los vaya guiando.

 

El arte desde todos los sentidos

Aunque siempre me han llamado la atención los museos no han sido mi prioridad, pero hace unos días, fui al Museo de Bellas Artes.

Salgo de la estación de Bellas Artes y lo primero que veo son dos obras muy llamativas y no sé hacia dónde dirigirme pero si sé que estoy cerca porque ya se respira arte. No tengo un mapa y me dejo llevar por mi instinto, hacia la derecha y al pasar la calle veo una escultura adornando el Parque Forestal, las flores contrastan con el verde de los arboles y como si fuera poco, el azul del cielo hace que todo esto sea como una obra maestra.

Después de este momento, me encuentro con el Palacio de Bellas Artes, hermoso e imponente. Lo atractivo de éste lugar me animó a conocerlo.

Processed with MOLDIV
El 30 de diciembre de 1976, el edificio del Museo Nacional de Bellas Artes fue declarado Monumento Nacional

 Historia

 En 1905, fue encargado al arquitecto, Chileno-francés, Émile Jéquier el diseño del Palacio de Bellas Artes; éste artista se inspiró en el Petit Palais de París. El edificio tiene un estilo neoclásico con ornamentaciones propias del Art Nouveau, imperante de la época. En la entrada, parte superior, hay una obra en alto relieve hecha por el escultor chileno Guillermo Córdova, es una alegoría a las bellas artes; al ingresar encuentras un hall y al mirar hacia arriba, observas la cúpula de vidrio que ilumina todo el eje central del museo y en la parte inferior, observas dos ángeles que simulan sostener la estructura. Esta es una obra de Antonio Coll y Pi; diseñada y construida en Bélgica y traída a Chile en 1907

El ingreso al museo es gratis al igual que los casilleros donde debes dejar tus pertenencias. Luego de percibir tanta belleza, ves a los dos lados del hall unas escalinatas que te llevan al segundo piso, pero recomiendo ir paso a paso, ósea, visitar todas las salas hasta terminar en el segundo piso. Normalmente en el eje central del museo está ubicada la obra principal del momento.

Todas las salas y obras están muy bien iluminadas, tienen su reseña para conocer el porqué de la exposición y el autor de las obras. El museo cuenta con biblioteca, baños, tienda de souvenirs y tiene un equipo de emergencia en caso de requerirlo. Los empleados del museo son muy amables y realizan visitas guiadas para grupos, pero que hay que solicitarlas con anterioridad.

33
Escultura donada por Pedro Iñiguez en 1930

En la plaza de entrada o salida, según como lo quieras ver, está la obra de Rebeca Matte, que alude al mito de Ícaro y Dédalo, llamada Unidos en la gloria y en la muerte, la cual tomo como metáfora para resumir mi experiencia en el museo, porque cambió mi forma de pensar con respecto al arte y me hace más sensible a este.

Rebeca Matte: La piedra angular de la escultura en Chile

473724255
Rebeca Matte Bello

Podemos decir con orgullo que fue la primera mujer chilena en ejercer el oficio de escultora, artista independiente y profesora de la Academia de Bellas Artes en Florencia, Italia; país que la vio nacer, cargo que nunca había ocupado un extranjero, ni mucho menos una mujer.

Nació en Santiago, el 25 de Noviembre de 1875, hija de Augusto Matte y Rebeca Bello, pero criada desde muy pequeña en casa de su abuela materna, ya que su madre no pudo criarla debido a la amnesia post parto que la aquejó, de la cual nunca se pudo recuperar.

Por este motivo, Rebeca tuvo el privilegio de criarse en un ambiente intelectual, rodeada de grandes e ilustres personajes que visitaban constantemente la casa de su abuela, tales como José Victorino Lastarria, Alberto Blest Gana y los hermanos Amunátegui, entre otros; de quienes sacó varias ideas que luego plasmó en su arte.

Obras destacadas en Chile

La mayoría de los santiaguinos aprecia diariamente y sin saber, una que otra de sus obras, ya sea en el metro Los Héroes o en el Museo  Bellas Artes.

la_concepcion_3
Frontis de la obra. Fuente: Sitio Portaldearte.

El monumento “Héroes de la Concepción”, se ubica en el bandejón central de la Alameda, a pasos del metro Los Héroes, y fue encargado en 1920 por el Gobierno de Chile a Rebeca Matte, tras el épico episodio de la Guerra del Pacífico; en él se representa a un conjunto de cuerpos de jóvenes que se asoman casi como un altar en forma de ofrenda.

la_concepcion_2
Detalle del monumento. Fuente: Sitio Portaldearte.

 

1405560944_unidos_en_la_gloria_y_en_la_muerte_de_rebeca_matte_5____plataforma_urbana
Vista que abarca el frontis del museo Bellas Artes. Fuente: Sitio Plataforma Urbana

Por otro lado, pero sin alejarnos del centro de Santiago en el frontis del museo de Bellas Artes, está el monumento Ícaro y Dédalo, unidos por la vida y la muerte; la obra está relacionada a lo mitológico pero en ella representa las renovaciones de la escuela francesa.

 

articles-9351_imagen_portada
Vista en detalle de Ícaro y Dedalo. Fuente: Sitio Dibam.

Además al interior del museo Bellas Artes también podemos encontrar varias de sus creaciones, entre ellas están “El Horacio”, destacada obra de su juventud; y también está “El Eco”, que es una creación de lo simbólico, una figura femenina desnuda, escuchando voces interiores.

articles-44574_imagen
El Horacio, escultura ubicada en el Museo Bellas Artes. Fuente: Sitio Artistas plásticos chilenos.
El eco
El Eco, se encuentra al interior del museo. Fuente: Sitio Artistas plásticos chilenos.

El legado tras su muerte

Rebeca falleció en París, el 15 de Mayo de 1929, luego de haberse alejado varios años del arte, tras la muerte de su hija Lily; dedicó sus últimos años de vida a editar los versos que había escrito su hija, y a fundar varias instituciones de beneficencia en su nombre.

Como forma de hacer honor a su memoria, en 1992, se creó en nuestro país la distinción “Rebeca Matte”, reconocimiento otorgado a las escultoras chilenas que alcanzan renombre por su talento, tal como lo hizo la artista en su época.

Los invito a ver un video explicativo sobre el legado de Rebeca en nuestro país.