Una visita al Castillo Hidalgo, la cumbre del cerro Santa Lucía

El Castillo Hidalgo, ubicado en el interior del cerro Santa Lucía -originalmente Cerro Huelén, monte sagrado para los mapuches-, se ha transformado en un centro de eventos que permite tener una visión muy diferentes de un lugar histórico.

Camino cerro arriba.

¿Qué fue en sus orígenes?

Se edificó en el año 1814-17, aproximadamente, durante la época de la Reconquista española, bajo el mandato del gobernador Casimiro Marcó del Pont.

A cargo de la ingeniería estuvo el brigadier español Manuel Olaguer y la obra fue llamada inicialmente como “Batería Santa Lucía”, funcionando como una fortaleza que protegía el Santiago de entonces.

Inscripción que da cuenta del origen del castillo.
Escalera del costado izquierdo del castillo.
Frontis del castillo, mirando hacia el norte de la ciudad.

Su nombre

El castillo lleva su nombre en recuerdo de Manuel Hidalgo, un capitán argentino que murió en la Batalla de Chacabuco ocurrida en 1817 al norte de Santiago, en la guerra final por la Independencia de Chile.

Posteriormente, en el año 1872, el intendente de Santiago, Benjamín Vicuña Mackenna inició las obras de reforestación y remodelación del cerro, convirtiéndolo en uno de los puntos neurálgicos de Santiago para la élite.  Dos años más tarde, el intendente convertiría el castillo en un museo indígena y luego en una biblioteca.

Vista de Santiago desde la cima del cerro.

Hoy en día es un centro de eventos, perfecto para matrimonios y celebraciones corporativas para empresas.

 

Costado del castillo.

Para llegar al castillo, hay que llegar ahsta la Estación Santa Lucía en la línea 1 del Metro. El ingreso es gratuito, registrando el nombre en el libro de visitas.

La historia en las estatuas del Cementerio General

El Cementerio General se caracteriza por albergar casi doscientos años de historia nacional. En sus pasillos es posible ver decenas de tumbas de personajes históricos, pero, al mismo tiempo es un espacio que se destaca por sus construcciones y estatuas, que bien merecen un recorrido.

Estatua de Adán: “Por mi culpa impera aquí la muerte”.
Estatuas de la familia Troncoso Repetto.

Estatuas con historia

Por otro lado, encontramos las estatuas que poseen un valor histórico, a las cuales los propios visitantes y trabajadores del cementerio les han dado vida.

Uno de sus ejemplos es La Llorona, de quien se cuenta popularmente, era madre de dos hijos, quienes fallecieron en un accidente automovilístico que a ella la dejó en coma. La mujer, tras recuperarse y conocer la noticia, se quita la vida ahorcándose frente a la tumba de sus hijos.

Estatua de La Llorona, ubicada al centro del cementerio.

Personajes históricos

Finalmente, algunos personajes históricos de Chile tienen estatuas destacadas.

Tumba de Pedro Aguirre Cerda y su esposa, Juana Aguirre Luco.
Tumba de Rebeca Matte, escultora chilena.