Las Tejas: histórica picada de San Diego

Fundado en 1920 y actualmente ubicado en la calle San Diego, el bar-restaurante Las Tejas es una de las picadas más reconocidas por los santiaguinos.

Entrada al Restaurante Las Tejas: San Diego 236.

Sus inicios fueron en la calle San Pablo donde el estilo colonial de la casa en la que estaba instalado le dio el nombre que ahora tantos reconocen.

Posteriormente, fue reubicada en calle Nataniel Cox por un período acotado debido a que sufrió la demolición de su infraestructura para permitir la continuación de la calle Tarapacá que hasta ese entonces terminaba su recorrido en Nataniel.

Finalmente, llegó a ocupar el entonces desocupado Teatro Roma del Barrio San Diego, histórico edificio que hasta los 60′ funcionaba como cine, y que luego fue sede política del Partido Socialista, Partido Comunista e incluso la Democracia Cristiana.

Aún se mantiene el antiguo letrero del Teatro Roma.

Cristian Lira, uno de los dueños y respresentante legal del local, cuenta cómo Las Tejas busca entregar a los clientes una experiencia típica chilena; sirviendo platos caseros y tragos clásicos como el terremoto (bebida que declaran su especialidad).

Las Tejas fue declarado el Palacio del Terremoto.

Cabe destacar que el espacio ha permitido a numerosas bandas de cueca y, lo que ahora llaman, “nueva cumbia” presentarse y animar diversos eventos realizados en las inmediaciones.

Es el destino de todo tipo de público; al ingresar puedes ver desde jóvenes universitarios hasta gente mayor. Están certificados por SERNATUR como servicio turístico y tratan de mantener el estilo antiguo del Teatro Roma. Aún se aprecian las pinturas a su alrededor y el palco.

 

Cristian destaca su negocio como un gran aporte para la cultura tradicional chilena; un espacio en el que el carrete, la música y la comida es local.

Horario: de lunes a sábado 12:30 a 1:00; Ubicación: San Diego, 236.

Viaje al centro del sabor en Santiago

El Portal Fernández Concha, llamado así por los inversionistas que financiaron la construcción de edificio, es destacado como un paraíso gastronómico y está ubicado a pasos de la Plaza de Armas de Santiago, entre las calles Estado y Ahumada.

Esta galería existe desde 1871 y se compone de pasillos que conectan toda la manzana por su interior, con decenas de locales de comida con una amplia variedad para todos los gustos.

El portal ha marcado un hito dentro de la historia criolla de nuestro país, porque varios tipos de sándwich nacieron dentro de sus cocinas, entre ellos el famoso completo. Además tiene el título de Monumento Nacional, categorizado como Zona Típica.

Locales emblemáticos

Restaurant Nuria: fundado en 1928, este negocio de descendientes españoles ofrece una gran variedad diferentes platos y sándwiches típicos, considerado como un local tradicional de la comida chilena por sus comensales y críticos gastronómicos.

Se destaca por ofrecer un menú para todos los gustos y asegurando contener las tres B: bueno, bonito y baratodemás posee una tradición única en el sector la cual atrae a cientos de comensales que visitan el local cada día. Se ubica dentro del portal con la numeración 964.

Fachada del local Nuria.

Restaurant Ravera: es conocido por la calidad de sus diferentes sándwiches y platos, y ofrece contundencia y sabor a un precio popular. Hace varias décadas ofrece a sus comensales en un ambiente cómodo y dispone de televisores para ver los partidos tradicionales de la tarde.

Sus clientes más fieles consideran que este local es un emblema de la comida al paso. Definitivamente Ravera destaca dentro de las opciones al interior del portal gastronómico. Está ubicado en la numeración 932.

Fachada del local Ravera.

Fuente de soda El Portal: este clásico local de comida es conocido tradicionalmente como ex Bahamondes por el nombre de su antiguo dueño, Eduardo Bahamondes. Lleva cerca de un siglo ofreciendo distintos sándwiches, siendo el completo su plato estrella.

Este fue el primer negocio de la galería en ofrecer el completo dentro de su menú, adquiriendo una gran fama desde principios del siglo pasado que se mantiene hasta hoy por sus inconfundibles ingredientes y sabores. Destaca por su buena atención y por sus platos exhibidos en la vitrina del local, que tientan a los comensales que circulan diariamente por el lugar. Se ubica en la numeración 946.

Fachada local El portal, ex Bahamondes.
Postal de una vitrina tipica del portal.

 

La confitería de los presidentes

La Confitería o café Torres, ubicada en la Alameda entre el metro Los Héroes y Moneda, es uno de los lugares históricos de la capital por su larga vida y su particular historia.

Entrada Confitería Torres, en Alameda casi al llegar a Dieciocho.

Resulta que en 1979 el mayordomo José Domingo Torres servía para una familia de la aristocracia chilena y dado que tenía una gran virtud para la cocina, sus servicios eran frecuentemente requeridos por diferentes vecinos del sector. Esto provocó molestia en el patrón de Torres, por lo que decidió construirle su propio negocio (extraña forma de presentar su molestia, pero eso cuenta la historia).

El palacio Íñiguez fue el elegido para construir la confitería a manos de los arquitectos Alberto Cruz Montt y Ricardo Larraín Bravo para la familia de Antonio Íñiguez Larraín, ubicada ahí desde 1910.

Los Presidentes

Uno de los principales y llamativos clientes que gozaron, y aun lo hacen, de los diferentes pasteles y bebidas del café, fue el ex presidente Arturo Alessandri Palma, que según cuenta la leyenda, un día de arduo calor se detuvo a beber una “chicha” en el local.

En 1959 la confitería fue adquirida por Bartolomé Alomar quien siguió con el legado de recibir a importantes figuras del mundo político chileno como los ex presidentes Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, Además de la actual mandataria Michelle Bachelet. Incluso ha recibido la visita de personas como Nicanor Parra, Gabriela Mistral y Los Jaivas.

Fotos de los presidentes que han pasado por la confitería.

En el año 2002 la confitería cambió de dueños nuevamente, quienes invirtieron más de 300 millones de pesos en su remodelación.

Posteriormente, el 2006, se inauguró una sede en el Centro Cultural del Palacio de La Moneda y el 2010, otro en Isidora Goyenechea 2962.

A pesar de esta expansión, el principal edificio sigue instalado en la arteria principal de Santiago recibiendo a todo aquel que quiera ser parte de la historia del lugar.

Salón de comida de la Confitería.

A un corte de lo clásico

El Barrio Yungay pertenece al casco histórico de la capital. Con edificaciones construidas desde siglo XIX, su estilo europeo clásico enamora a cualquier transeúnte que visite sus avenidas.

Sin embargo, la arquitectura no es tan importante como la gente que la ocupa. Y esto se refleja especialmente en lo que se vive en la esquina de Compañía de Jesús con Libertad, donde la cultura del viejo continente se une con la historia chilena.

Estamos hablando de la Peluquería Francesa.

Parte del edificio es ocupado por el Boulevard Lavaud.

Peluquería y restaurante

La peluquería comparte el edificio con un restaurante, que por cierto se llama Boulevar Lavaud, en recuerdo de los ancestros, me recibe nada más ni nada menos que un… francés. Vestido de traje y corbata en el hall para los asistentes al local, me da la autorización a fotografiar este tan reconocido sitio.

Salones con paredes decoradas de diversos  objetos, fotografías, artículos de dioarios y/o revistas del siglo pasado, el restaurante  se vuelve mágicamente en una ventana al pasado, un verdadero museo de este tradicional barrio capitalino.

No bastándole con sus salones de comida, el recinto cuenta con dos espacios que son simplemente para la contemplación de las personas que disfrutan de las reliquias históricas: El Almacén y el Coleccionista.

Salón del Boulevard Lavaud que lleva el nombre de calle Libertad.

Peluquería Francesa

Siguiendo con el recorrido, no podía faltar obviamente la razón del nombre del lugar: la peluquería.

Es aquí en donde me encuentro con Patricio Salinas, Chef Ejecutivo del restaurante, quien justamente se estaba cortando el cabello y afeitándose la barba.

Patricio, mientras se realizaba el corte, me cuenta que la peluquería funciona desde 1868 y que el restaurante se abre a comienzos del año 2000. “El restaurante lo abre Cristian Lavaud, el cuarto de su generación y dueño del local. El compra el terreno de al lado y lo arregla y después compra el de más atrás y así va formando lo que es el Almacén y el Coleccionista y el salón La Democracia que están ahora”.

Patricio cuenta además, que fue compañero de Cristian desde el colegio y que siempre se ha mantenido relacionado con el local.

Continuando con mi estancia en la peluquería, y con música de The Baseballs de fondo, hablo con Carlos, el jefe de los peluqueros. Cuenta que este lugar es de los pocos en Santiago que mantiene el procedimiento de la barbería clásica, ese de los años 50 y 60: “Ahora está lleno de colombianos y venezolanos que te ponen gel de queratina y simplemente te afeitan con máquina. Aquí te ponemos la crema afeitadora, las toallas calientes y te afeitamos con navaja” dice Carlos.

Procedimiento muy minucioso y relajado, que pude observar mientras Carlos atendía al chef Patricio.

Carlos, en el local de la Peluquería Francesa.

Finalmente, mi visita en la peluquería termina justo cuando Carlos culmina de afeitar a Patricio, quien, con una gran sonrisa y mostrando su afecto en abrazo hacia al barbero, parece haber quedado más que satisfecho con su rasurada.

En tanto, yo me retiro pensando en las ganas de que algún día me saliera barba para poder asistir al local como cliente y poder presumir de mi afeitada al estilo clásico… Algún día será.

La Peluquería Francesa en video:

La calle del Inca: sabores peruanos en la Vega

La gastronomía peruana ha cautivado el paladar de los chilenos y no es de extrañar ver una gran cantidad de restaurant ofreciendo platos típicos de ese país.

Por eso no es de extrañar que en plena Vega Central se encuentre un pasillo dedicado a vender productos netamente peruanos.

Los puestos de la Calle del Inca

La “Calle del inca” es el nombre del pasillo que ofrece una gran diversidad de productos muy propios de la cultura culinaria del Perú.

Entre los principales productos se encuentran: cebolla morada, roccoto, ají amarillo, camote, maíz morado y blanco, además de mango y una papaya que supera en gran medida el tamaño y tine un sabor muy diferente de la chilena.

Limón sutil, maracuyá y manos.
Cebolla morada y diferentes tipos de papas.
Ajíes con doferente grado de picor se obtienen en este sector.

En esta misma calle se encuentra un restaurant que ofrece la posibilidad a quienes visiten el lugar de probar un plato preparado con los productos que se encuentran a la venta.

 

Salas preparadas y listas para llevar, destacan entre la oferta de sabores.

Esta calle logra un ambiente distinto al resto del lugar transportándonos a un mundo gastronómico que resulta llamativo a nuestros ojos y a nuestro paladar.

Espacio Diana: la reunión de la cultura

Inserto en medio de la ciudad de Santiago, se encuentran los famosos Juegos Diana, que con su larga historia han marcado un espacio importante en las tradiciones de los chilenos, convirtiéndose con el tiempo en un icono cultural nacional.

Pero con el tiempo este espacio se vio cada vez más relegado y comenzó a necesitar de un importante reinvención. Es entonces que  con la idea plasmas una nueva visión a este lugar, nace el Espacio Diana.

Entrada a Espacio Diana, en Arturo Pratt #435

Como un entorno propicio para la cultura, el ocio, la gastronomía y entretención se establece en el año 2014. Este universo multidisciplinario, desde sus primeros momentos fue un proyecto colaborativo que trabaja sobre 3 ejes principales: el arte, la arquitectura y la ciudad, Además cuenta con los famosos juegos de la calle San Diego, como su principal socio.

Diversa oferta que presenta este espacio cultural.

Dentro de Diana Santiago, se pueden encontrar una diversidad oferta o espacio creados para la comunidad.

Un experiencia gastronómica donde el tiempo se detiene.

Juegos Dianas 

De manera principal y como ya mencionamos, están los clásicos e icónicos Juegos Diana, que desde 1934 se han establecido como el lugar idea de entretención, mezclando la la historia con la atmósfera que entregan los juegos electrónicos.

Para leer más sobre este famosos juegos te dejamos un enlace que muestra la experiencia en este relevante lugar capitalino.

Datos útiles

Lunes a viernes: 12:30 a 21:00 horas. Sábado, domingo y festivos: 11:00 a 22:00 horas Dirección: Avenida San Diego 438, Santiago, Chile. Teléfono: +56226711244. Sitio WEB: www.juegosdiana.cl  Facebook: https://www.facebook.com/JuegosDiana/

Dentro del recinto existe un constante recuerdo a la tradición de los juegos, que dan nombre al espacio.

El espacio cultural 

Por otro lado, se encuentra el teatro y el salón multiespacio, más directamente relacionados con la cultura. Allí se muestran constantemente exposiciones de arte, obras de teatro, realización de talleres, shows de danza, espectáculos de entretención, entre otros.

Revisa la cartelera y los horarios en la página oficial aquí.

En este momento se encuentra la exposición “Brillante vibrante” del 04 de mayo hasta el 21 del mismo mes.

La Diana

Un mezcla temporal y de los clásicos juegos Diana, le dan un toque especial a lo que es un restaurante fuera de lo normal.

Dentro de este gran espacio se encuentra el restaurante “La Diana”. Una experiencia gastronómica interesante y distinta. Se encuentra ubicado en el ex claustro de la Basílica de los Sacramentinos, cuenta con una estética particular y especial, rodeado de muebles viejos y accesorios reciclados, los cuales a través de un proceso de recolección y de construcción dieron como resultado una decoración especial y fuera de lo común, pero todo siempre acompañado del recuerdo y del paso del tiempo, siempre presente de los juegos.

Datos

Lunes cerrado. De martes a sábado: 13.00 a 00.30 hrs. Domingo: 13.00 a 18.30 hrs. Reservas al +56226328823. Dirección: Arturo Prat 435, Santiago, Chile. Facebook: facebook.com/lajardinrestaurant/ Twitter: twitter.com/la_jardin Instagram: instagram.com/ladianaendiana/

 

El Patio Bellavista como un lugar familiar

El Patio Bellavista por la tarde es el lugar ideal para pasar un buen rato, comer rico y disfrutar  en familia.

Por lo general, este lugar se relaciona a bares y entretención nocturna, y aunque es un centro importante de la bohemia santiaguina, si pasas un poco más temprano te encontrarás con un lugar ameno y familiar.

Patio central del patio Bellavista.

Ese pequeño cuadrado de Santiago es como un portal a otro mundo: su interior es diferente al entorno que le rodea. Lleno de restaurantes, bares y restobares, unidos en una arquitectura llamativa, junto a pomposas estatuas lo hacen un lugar agradable al cual entrar, aunque sea solo a comprar artesanía.

Puestos de artesanía chilena, se centran en el Cobre y el Lapislázuli.
Estatua del toro, en el segundo patio .

Dónde comer

El patio se caracteriza por su gastronomía que es muy variada y va desde sushi hasta pastas: hay para todos los gustos. Solo es un problema para los indecisos.

Esta vez entramos a un pequeño local a inicio del patio que se llama “The Pizza Factory“, con una gran variedad de pizzas de todo tipo: prosciutto, camarones e incluso la tan odiada por algunos… piña.

Claro, también hay cervezas: importadas y nacionales, de estilo Ale Lager, cervezas de trigo o sin alcohol, así que no es necesario entrar derechamente a un bar para beber bien.

La competencia es tan alta que obliga a los locatarios a tener gran variedad de todo. El resto bar, a pesar de ser algo pequeño, es acogedor, tiene buena música y la decoración está acorde al patio, elegante y urbano.

Sector terraza de The pizza factory.
Cerveza negra Lager y limonada

La alternativa

Si no quieres beber o comer en un restaurante, el patio cuenta con una variedad de cafetería y locales donde venden cosas dulces.

Esta vez pasamos a un puesto de crepas francesas llamado “Cool crepes“: dulces y saladas. Con una gran variedad de sabores en sus dos formatos, con base en Nutella y crema las dulces y las saladas, vegetarianas y “normales” (con alguna proteína de origen animal).

Tienen tres menús, iguales pero en distintos idiomas: francés, inglés y español. Este local tiene un puesto fijo en el patio Bellavista, pero también tienen un carrito para fiestas disposición de quien quiera contratarlo.

Puesto fijo, con los tres menús en distintos idiomas y con la facultad de ver como preparan tu crepa.
Crepa dulce Triple Tentación, con: plátano, frutilla y crema chantilly.

El Patio Bellavista tiene esta dualidad maravillosa que la hace perfecta para visitar de día y de noche, gracias a su variedad y cultura que es apta para toda la familia, sobre todo en el día.

Al ser un lugar cerrado, cuenta con auxiliares de aseo y guardias de seguridad, lo único que se podría considerar no muy grato es que los baños públicos son pagados, es decir, si no eres cliente de ningún local (que tienen baño) deber pagar para poder usar los del patio propiamente tal.
El Patio Bellavista se encuentra en la esquina de Pío Nono con Bellavista, abierto de 10:00 AM a 3:00 am

Japón fuera del Sushi

Donkame Yoko es un pedacito de Japón en Chile que transporta a través de de los sabores a un Japón profundo y alejado del típico sushi.

La comida japonesa es mucho más que el California roll, el sushi Maki furai o esas invenciones como el gohan que venden fuera de las universidades ( el Gohan es solo arroz, pero veden por Gohan una especie de Sushi al plato).

De todo eso se aprende, gracias a una visita a una picada de comida japonesa como es Donkame Yoko, un lugar pequeñito y acogedor ubicado en Bellavista 0376, Providencia.

Entrada Donkame Yoko (foto: Lacasadejuana.cl).

Los chef son Masahiro Yokoyama y Keiko Yokoyama, padre e hija, ambos japoneses, que se encargan de ese sabor japonés de verdad.

Don Yoko (como llaman al señor Masahiro) a pesar de que vive en Chile desde hace ya algún tiempo, no maneja del todo el español, en cambio su hija lo habla a la perfección.

El restaurante a pesar de ser pequeño es sumamente agradable. Tiene una decoración que transporta a lo que sería un local de comida pequeño en el país del sol naciente; tiene las máscaras de Oni (demonios que alejan la mala suerte), las muñecas y telas con imágenes de teatro Kabuki, que es pura cultura japonesa.

La cocina está oculta de los comensales solo por unas cortinas que al entrar y salir de las meseras dejan al descubierto la forma en la que trabajan los chefs.

El local es pequeño, tanto que de largo solo caben tres meses y un refrigerador.
Lienzo con imágenes del teatro Kabuki. Este teatro es milenario y es considerado. Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad

La comida

El menú está compuesto por uno fijo y uno del día llamando “Makunouchi bento” (bento es almuerzo y Makunouchi algo así como sorpresa) el cual es una caja de bento japonés que generalmente trae arroz, ensalada y sopa de miso como base, además de los agregados que cambian constantemente.

Bento de pollo rebosado conocido como tempura (Foto: adm.1.cl).

El menú fijo se divide en cuatro: el primero es la entrada, con aperitivos como el karage (pollo frito japonés), el tofu frito y las gyosas (empanaditas al vapor) que en lo personal sin mis favoritas.

Luego vienen las sopas, que en realidad son cuatro tipo de ramen con una sopa de base diferente en cada caso, con miso, soja o de pollo, a elección de los clientes. Eso sí, la base de soja tiende a ser algo más fuerte en sabor que las demás.

Gyosas de cerdo (foto:800.cl)
Ramen base de soja, con cerdo, huevo, nori y cebollin.

La tercera parte del menú son los donburi, que se caracterizan por venir en un tazón, ya que eso significa la palabra.

Es por lo general un tazón con una base de arroz con agregado por encima, como el katsudon, tendon e ikatendon, etc. Todo lo que finalice en don es que viene en un tazón, contundente y sabroso.

Katsudon: Base de arroz, cerdo apanado y huevo revuelto con verduras.

Por último, están los platos para compartir, esos típicos que se ven en las series animadas que se ponen en el centro de la mesa y las personas comen desde ahí.

Comida caliente con caldo humeante para compartir. El Tsukiyaki y el Onabe sin ideales para un día de frío y, si eres valiente, en un día de verano será un gran reto.

La gracia de estos platos, además de que se comparten, es que representan una forma diferente de tomar sopa, respecto de lo que estamos acostumbrados.

Tsukiyaki: Fideos de arroz o papa, con col china, tofu y carne.

Los platos como el Katsudon y el Tsukiyaki tienen un toque dulce justo para tener un sabor diferente a la cocina de esta parte del mundo, lo mismo pasa con otros platos.

Esta picada es excelente para salir del sushi y conocer por medio de la comida esa parte de Japón casera que ignoramos.

Donkame Yoko abre de lunes a viernes de 12:30 a 16:00 / 19:00 a 22:00; los sábados de 12:30 a 16:00.

Una noche en Patio Bellavista

Al ser un estudiante rancagüino en Santiago, conocer la capital siempre es un panorama agradable. Me recomendaron conocer el Patio Bellavista con mis amigos, que no me iba a arrepentir: era cierto.

Al llegar, me encuentro con una enorme cantidad de personas, muchos extranjeros y locales que rodeaban cuadras enteras. Allí se escondía un mundo que desde una ciudad minera como Rancagua, nunca habría conocido.

Me bajé del metro Baquedano, pasé el puente de los candados y la Facultad de Derecho de la U. Chile, cruzamos la calle y me dicen “llegamos al bella”.

Una de las entradas al Patio Bellavista

 

La verdad es que al principio me sentí decepcionado porque solo vi carritos y locales de comida rápida. De repente entré por un pasillo estrecho y empedrado, solo veía unas luces al fondo.

Al final, ocupando el interior de una manzana, estaba el Patio Bellavista, un hermoso lugar que mezclaba todo lo que me gusta: comida, música en vivo y un ambiente agradable para compartir con amigos.

Música y comida

Lo primero que veo al entrar es un local que estaba en un piso inferior, lleno de mesas y con un escenario para música en vivo, el tan solo ver eso ya me había cautivado.

Piso inferior, Patio Bellavista

 

Luego caminé para ver los diferentes tipos de locales. Había esculturas y pinturas en los pasillos que embellecían aún más el lugar. Pasé por pequeños locales que vendían joyas y cosas así, no todo era comida.

Esculturas del Patio

 

Terrazas a la calle

Seguí recorriendo el lugar, maravillado por los finos locales y excéntricos platos que algunos se servían.

Decidí sentarme a comer algo, pero no quería quedarme adentro de algún local, quería quedarme en una terraza, fue ahí cuando por unos de los pasillos que da a la salida por la calle Constitución, vi que los algunos locales también tenían mesas junto a la calle separados por plantas de los autos que pasaban. Eso lo encontré muy lindo y me quedé ahí.

Terrazas, Mr. Jack

La verdad es que los precios para un joven estudiante son muy elevados, pero, sin duda, valen la pena por la comida y el grato ambiente que hay.

Terminando mi recorrido volví a entrar al patio y lo pude apreciar de noche. En ese momento me convencí que es un lugar hermoso y que todos deberían conocerlo. Las luces, la música, los platos y la cordial atención hacen de este patio un lugar exclusivo, único y 100% recomendable.

Patio Bellavista de noche

Más de 25 restaurantes, tiendas, actividades, hotel y hasta estacionamiento subterráneo, en buen chileno este lugar lo tiene todo.

Mesas con música en vivo, piso inferior

¿Cómo llegar?

No conozco mucho los recorridos de micros, por lo que siempre que he ido en metro. Está a 2 cuadras de metro Baquedano (Línea 1 y 5), entre las calles Bellavista, Pío Nono, Constitución y Dardignac.

Atiende de Domingo a martes de 10:00 a 02:00 hrs; Miércoles 10:00 a 03:00 hrs y Jueves, viernes, sábado y vísperas de festivos 10:00 a 04:00 hrs.

Plaza de Armas: churrascos, chacarero y chorrillana

Todo santiaguino ha pasado o conoce el punto céntrico de la capital: Plaza de Armas. Seguramente todos conocen sus edificios memorables como el de Correos de Chile o la imponente Catedral, han visto a los artistas callejeros con sus obras en exposición o a una gran cantidad de gente reír a carcajadas por algún humorista pintoresco y quizás más de alguno se ha quedado a observar una de esas interminables partidas de ajedrez jugadas ya por ancianos sabios y expertos en el tema.

Pero en esta gama de espectáculos hay algo que no puede faltar: comida.

A comer

El portal Fernández Concha, ubicado al costado de la plaza, ofrece varias opciones de locales de comida en su pasillo principal, entre la calle Ahumada y Estado. Aquí sabrás como elegir tu restaurante según el tiempo que dispongas y la comodidad que estás buscando.

Entrada al portal Fernández concha por calle Estado.

A tope: Entrando por la calle Estado verás a tu derecha (en el caso de entrar por Ahumada sería izquierda) locales de comida rápida que normalmente cuentan con solo una barra y sin asientos, varios de ellos se llaman “A tope”.

Allí podrás disfrutar de un completo Italiano más una bebida por solo $1650 pesos y en el caso de que vayas con más hambre, te puedes llevar dos por $2200. Estos locales son de especial ayuda para el trabajador en sus horas de colación, cuando anda con un poco más de apuro y no busca quedarse mucho tiempo en el lugar.

Lourdes: Siguiendo por la misma linea de comida rápida (sin mucha comodidad) está “Lourdes”. Un local pequeño pero con ofertas llamativas, como la de dos “Tomate Mayo” por $1500 pesos. Además ofrece un producto nacional, como lo es la empanada de pino, al mismo precio que los otros dos completos.

Un poco más de espacio

Ravera: Este ya es un local más grande, techado y con una barra que rodea todo el interior, además de poseer asientos. Ofrece un poco más de comodidad como para extender alguna agradable conversación con un compañero de trabajo o amigos. Con más tiempo, es aconsejable comer algo contundente como lo son los Churrascos Italianos o un Chacarero, cada uno de ellos con un valor de 3.800 pesos, con una bebida incluida.

Don Nicola: Este restaurante ofrece un producto llamativo, en relación a los demás locales de comida rápida, como lo son las pizzas. Una personal con choricillo incluyendo su bebestible, sale $4700 pesos. Por otro lado también se cuentan con pastas como ravioles y lasañas costando entre los $3500 y $4000 pesos.

Pizzería Don Nicola

EL Rincón del Portal: Si buscas un buen plato de comida casera, éste es el lugar. Es amplio, con mesas y sillas, además de un segundo piso,  que ofrece variados productos como una Chorrillana, para los más antojadizos, y rollitos de pavos, para los más mesurados, a $4800 y $3900 pesos cada uno respectivamente.

 

Chorrillana de El Rincón del Portal