Catedral de Santiago, mucho más que religión

Chile se caracteriza por ser un país laico y la tasa de creyentes, al igual que como ocurre en todo el mundo, ha disminuido paulatinamente.

La religión en sí se encuentra en una crisis debido a los distintos escándalos religiosos que han sacudido a todo el mundo. Sin embargo, ¿por qué el hecho de no pertenecer a alguna religión debe de privarnos de visitar distintas catedrales o iglesias?

Incontables han sido las ocasiones en que he estado frente de la Catedral de Santiago y esta nunca llamó mi atención, me detenía a mirar los cuadros que venden frente a esta e incluso las estatuas móviles que se encuentran a las afueras.

Metro Plaza de Armas

A pasos del metro Plaza de Armas, en pleno centro de Santiago está ubicada esta construcción en donde su belleza arquitectónica destaca por sí sola.

Curiosamente la iglesia está llena de turistas, de diferentes nacionalidades, tomando fotografías en el frontis de la catedral destacando así  la arquitectónica del lugar en donde el estilo gótico prevalece en su fachada. A la entrada, antes de abrir la puerta se encuentran vendedores ambulantes que ofrecen velas, rosarios y hasta calendarios.

Visita al interior

Al llegar a la puerta y tirar de aquella quede pasmada. Si bien hace años que no entraba a una iglesia, y considerando que jamas habia entrado a esta en particular, la sorpresa que me lleve fue más que agradable.

Diseño del interior de la catedral.

La vista del interior es digna de recorrer. Lo primero que llamó mi atención fue el techo, en donde una mezcla de diseños logran en su conjunto crear algo nuevo. Vitrales de diversos santos, estatuas, y cuadros que están por toda el lugar decorandola de principio a fin.

De todas las personas que se encontraban al interior de la iglesia, era muy pocas las que se encontraban rezando,hecho que llamó mi atención, en su lugar la cifra de turistas, quienes se cruzaban por todo el lugar con el fin de captar la belleza del lugar, doblaba a quienes se encontraban ahí por motivos de creencia.

Cúpula interior de la iglesia.

Recorrer los pasillos, ver los cuadros, estatuas de santos y altares, no solo nos habla de la religión en sí, sino que nos transmite una historia cultural que sin importar si somos creyentes, deberíamos de conocer.

Con respecto a la pregunta inicial, la respuesta es claramente no, no debemos limitarnos por cualquier tipo de creencia de conocer no solo los lugares, si no la historia, la cultura e incluso el impacto que esta genera.

No por entrar a una iglesia me volveré creyente, sin embargo al hacerlo aprendí y disfruté de la belleza arquitectónica y del arte que está sumergido en la catedral de Santiago.

Turismo y fe en la Catedral de Santiago

Es difícil recordarlo, ya que Chile es oficialmente un país laico, pero una gran mayoría de la población son cristianos, o por lo menos siguen las mismas ideas. De eso pude acordarme el pasado Viernes Santo, cuando se me ocurrió la idea de visitar la Catedral de Santiago.

En primer lugar, Santiago estaba desierto. Pero aun así, la Plaza de Armas seguía igual a cualquier otro día de año; llena hasta el tope. Y como foco de todo el movimiento, la Catedral de Santiago. Ni tan imponente, ni tan modesta, es una de esas construcciones que puedes ignorar si quieres, pero que si le prestas atención, te sorprende. Supongo que eso se debe en parte a su diseño, medio clásico y medio gótico, tan simple y lleno de detalles al mismo tiempo.

001

Apenas logro entrar y ya quiero revivir algunas tradiciones del tipo templario. El lugar entero está lleno de turistas, como si fuese otro parque más. No hay silencio ni para los feligreses orando, ni para los deudores esperando su turno con el confesionario. Solo hay turistas señalando y fotografiando como si las personas fuesen parte del espectáculo.

Trato de pensar en que haría Jesús en este caso, y recuerdo que echar a los presentes a patadas está dentro de las opciones, pero decido ignorar el asunto y seguir adentrarme por la Nave Derecha. Esta es donde están los altares a soldados de la Guerra de Independencia y a los santos chilenos; Sor Teresa de los Andes y el Padre Alberto Hurtado. Aunque la presencia de turistas no ha aminorado, si lo ha hecho el ruido. Al parecer, aún queda respeto por esta clase de cosas.

002

Por fin logro llegar a la Nave Central y lo que encuentro es simplemente sorprendente; A ambos costados de la Nave hay escaleras de mármol que llevan por debajo del suelo hacia la misma Cripta Arzobispal. Ahí fue donde me sentí de verdad en una iglesia. Los viejos Obispos, Arzobispos y por alguna razón Diego Portales y Tomás Ovalle, descansan en el más austero de los silencios.

004

Subo las escaleras por el otro costado y termino en la Nave Izquierda, donde el arte es más del tipo teológica. Camino hacia mi derecha para adentrarme un poco más en la catedral antes de irme. Así encuentro lo primero que realmente me sorprende en todo el día; Una placa de mármol que conmemora el asesinato del sacerdote Faustino Gazziero en la misma Catedral, hace un poco más de diez años.

003

Así es Santiago y así es su Catedral. A primera vista parece tan mundano. Pero luego te adentras y empieza a sorprenderte, hasta que decides poner atención y por un momento te quita el aliento.