Cinearte El Biógrafo, totalmente independiente

Ubicado en el barrio Lastarria, comenzó en la década de los 80’s como una sala de ensayo, donde publicistas mostraban sus trabajos. El cambio vino cuando la empresa Transeuropa Chile Limitada adquirió el lugar, transformándolo en uno de los cines “alternativos” más importantes de la capital.

Los nuevos dueños, crearon el café anexado al cine, donde los clientes pueden tomar y/o comer algo, antes o después de la exhibición del film.

Tipos de Pizza del Biógrafo

El Cine El Biógrafo es una excelente alternativa para aquellos que son fanáticos de las películas independientes, ya sean de origen europeo o norteamericano. Carteleras con este tipo de películas, son parte desu esencia.

Santiaguinos diferentes

Se siente un ambiente distinto al entrar a edificio ubicado en José Victorino Lastarria 181.

Se observa gente distinta a la que se encuentra en los cines convencionales, conversaciones con otro tono intelectual, ya sea, filosofía, política o literatura. A diferencia de los otros cines donde no se ofrece un punto de encuentro como en El Biógrafo, se genera un ambiente íntimo y tranquilo.

A pesar de este ambiente, se genera una pluralidad y una diversidad en el público objetivo, permitiendo un acceso los niveles sociales y a todas las edades.

Esto se ve reflejado en el tipo de películas que exhiben, que requieren un esfuerzo mayor para lograr el entendimiento, ir más allá de lo convencional y de lo superficial.

Fachada del cine, desde la calle Lastarria.

A diferencia de otras salas de cine arte, como el Cine de la UC o el Cinearte Alameda, que pertenecen a otras instituciones o fundaciones, El Biógrafo es completamente independiente, sosteniéndose económicamente a través de la venta de entradas de películas exhibidas y lo recaudado en el café.

Cartelera Actual: Lunes a Domingo: Frantz (Todo espectador +7) Horarios: 15.30 y 19.30 hrs. Polina, danser sa vie (Todo espectador +7) Horarios: 17.15 y 21.30 hrs.

Entrada general: Jueves a Domingo: 4.000; Lunes a Miércoles: 3.000

Rosal: hermoso y desconocido

Cuando nos hablan de Rosal no todos tenemos claro dónde está ni recordamos algún tipo de experiencia en dicho lugar. Sin embargo, la gran parte de los capitalinos han pasado alguna vez por allí.

Se trata de uno de esos recorridos ignorados por estar a las sombras de un barrio popular. La calle Rosal está ubicada aledaña y perpendicularmente a la reconocida calle José Victorino Lastarria.

Se cruza con ella, para luego esconderse en un callejón, donde los vehículos no pueden transitar, lo que lo hace un espacio sumamente tranquilo, lugar ideal para la existencia del Café Escondido y el Hooka Troopa.

Ventanas de una de las casas de la calle Rosal por la noche.

Detalles arquitectónicos

Si bien el barrio Lastarria es el lugar definitivo para un buen paseo, su popularidad lo hace en algunas ocasiones muy transitado, llenándose de comercio, ruido y mucha gente.

En cambio, la calle Rosal se camufla a la perfección y solo algunos peatones son capaces de aventurarse en un callejón lleno de detalles arquitectónicos y espacios de una estética sutil pero a la vez llamativa.

Se aprecia lo mágico de este lugar en sus apartamentos, puertas y ventanas, y se nota que hasta el momento pocos se dan el tiempo de disfrutarlo.

Puertas con diseños muy estéticos y adornos en sus ventanas.

La calle Rosal curiosamente se transforma en un estacionamiento de un edificio, ya algo más privado, terminando su pequeño recorrido a los pies del cerro Santa Lucía.

Pequeño, pero sin dudas se le puede asignar como un lugar hermoso y desconocido.

Una arquitectura peculiar, que le da un carácter diferente a la de otros barrios.

Solo para hombres en Lastarria

Me bajé en Metro Universidad Católica, por la salida del GAM, y comencé a caminar esperando encontrar algo o alguien del que fuera digno de hablar, o reflejara el espíritu de esta pequeña tribu santiaguina. Sin destino establecido, mojada, con frío (estaba lloviendo), perdida y prácticamente rendida decidí buscar un buen café, o el más barato que encontrara, que aclarara mis ideas.

No suelo visitar mucho el barrio, pero las pocas veces que lo he logrado he tenido la sensación de estar en una micro Europa dentro de la capital. Puede que se relacione con la gran cantidad de turistas que se alojan o visitan el sector, eso al menos pensaba cuando vi una fila larguísima de gente rubia siguiendo a un tipo, con cara de cansado, con una polera que decía Free Tours Lastarria. Todo esto mientras caminaba (o más bien corría) bajo la lluvia.

Finalmente me tomé un capuchino en “Coffe Go” una nueva modalidad de servicio gastronómico gourmet que solo se ofrece para llevar.

Coffee Go, la experiencia del café para llevar.
Mi capuchino con diseño de Coffee Go

Antes de seguir moviéndome, miré hacia el cielo para verificar si la lluvia había pasado. Fue ahí cuando vi, en una de las terrazas del tercer piso de un edificio de locales que estaba a mis espaldas, un gran vikingo y un letrero luminoso de barbería. Busqué la entrada y me dirigí hacia el lugar; lo primero que me asombró fue el ambiente relajado y estéticamente masculino que se vivía adentro.

En ese momento me di cuenta que estaba ante una gran historia.

La experiencia de este negocio se me aclaró gracias a Rocío Oyace, peluquera del lugar, que se me acercó con una gran sonrisa, me invitó a pasar y con buena disponibilidad trató de explicarme un poco su lugar de trabajo.

Vikingos Barber funciona hace un año y medio y es un espacio dedicadoa los hombres, donde se puede experimentar el antiguo corte con navaja, el uso de la toalla caliente y la espuma en el rostro.

Esta idea nace y se enfoca en el público masculino que goza de los servicios de peluquería, pero critica que los espacios de belleza se ven encasillados por lo femenino y que, en muchos casos, escasea conocimiento sobre cortes de cabello para ellos.

Justamente por esto, es que también se eligió su nombre, llamando al lado viril de sus clientes.

Rocío y su compañero en Vikingos Barber Club

Los clientes pertenecen a todas las edades; desde hombres de 60 años que quieren revivir las antiguas barberías, hasta jóvenes que se sienten atraídos por el ambiente enfocado en ellos y los servicios extra que se ofrecen.

Al respecto, Rocío me cuenta que como cortesía de la casa, poseen una carta amplia de cervezas artesanales para los clientes, y la mesa de pool puede ser utilizada durante su visita. Comenta que muchas veces, ir a “cortarse el pelo” y “arreglarse la barba” se transforma en la previa del carrete en los bares que se encuentran en el barrio, ya que el horario de atención es bastante extenso (de lunes a domingo desde 11:00 a las 21:00 hrs.) por lo que su ubicación pasa a ser un factor importantísimo de su éxito.

Vitrina de cervezas para clientes Vikingos Barber.

De las 3 personas que en ese momento estaban atendiendo, ella era la única mujer que trabaja en el local, por lo que le pregunté directamente si los clientes dudaban de sus capacidades.

Me aclaró que algunas mujeres también asisten al local en búsqueda de peinados nuevos e innovaciones en diseño de rapados, pero que la cantidad era muy limitada. Luego me explicó que los que tienen mayores tapujos, algunas veces, son los hombres mayores debido a que confían más en el criterio estilístico de un hombre que los entiende puede entender qué quieren, pero que en general la situación no era tan tensa. Finalmente, señaló que tiene bastante manejo en el tema; hizo un curso de peluquería, lo que la llevó a trabajar en peluquerías unisex, pero luego de que vio que este rubro estaba tomando fuerza, se especializó un poco más y tomó otro curso, pero de barbería.

Con aspecto de club

Para ampliar más aún la marca y la experiencia, Rocío me mostró un espacio de la tienda destinado a la venta de poleras con su logo y una repisa donde exponen productos para el cabello y que puedes adquirir en la tienda.

Es luego de esto, que me doy cuenta que más que una simple peluquería de hombres, la identidad del lugar se acerca más a un club donde puedes compartir, pasar un buen rato y además hacerte un cambio de look. Pasa a ser un lugar de encuentro y que no solo expone su marca como un servicio especializado, sino que se abre a entregar una experiencia que agrade a sus clientes y los haga sentir parte de su local.

Mesa de pool y barbero en pleno trabajo

Ella aclara que este tipo de negocio está aún en pañales y que queda mucho camino que recorrer. Le di la razón basada en mi propio desconocimiento. Había escuchado sobre barberías, pero el concepto se quedó guardado bajo el perfil de la barbería centro americana que tanto han cubierto los medios, y que prometen dejarte igual a los futbolistas o reggaetoneros famosos y sus cortes exóticos.

Es el entorno lo que diferencia a Vikingos Barber de esas barberías. Trata de llevarte a lo antiguo, ocupando herramientas clásicas y envolviéndote de un aire vintage.

Productos para el cabello que ofrece Vikingos Barber

El histórico Barrio Lastarria, por muchos descrito como la vitrina cultural de Santiago, demuestra ser el espacio perfecto para observar cómo la arquitectura patrimonial y los monumentos históricos se mezclan con las distintas actividades que estos grupos gastronómicos, diseño, artistas y pequeños emprendedores ofrecen para el visitante y/o turista. Ofreciendo sus novedades en un ambiente tradicional.

Contacta y reserva tu hora en Facebook Vikingos Barber Club, ubicado en José Victorino Lastarria 202.

 

Parque Forestal de Santiago, un oasis en la capital

El Parque Forestal de Santiago está ubicado en el sector norte del centro histórico y del barrio lastarria. En este parque se realizan diversas actividades al aire libre, donde se puede apreciar el entorno natural para descansar la mente. Este parque posee 171 910 metros cuadrados, y se establece entre las calles Cardenal José María Caro (Costanera Sur) al norte, Vicuña Mackenna al este, Merced — Ismael Valdés Vergara al sur y General Mackenna al oeste. Pertenece a la red de parques de la ribera sur del río Mapocho, limitando al este con el Parque Balmaceda y al oeste con el Parque de Los Reyes.

El paseo por las alamedas, el favorito de las parejas
Paseo por las alamedas, el favorito de los capitalinos

Dentro del paseo que uno puede realizar en este parque, puede observar las variadas fachadas tipo francesas de los edificios a su alrededor, donde casi llegando al centro del parque, te encontrarás con el Museo Nacional de Bellas Artes, que siempre es pertinente recomendar su visita, y que mejor que sea gratuita. Siguiendo por el mismo sendero lleno de arboles y vida natural, te encontrarás con vida familiar, donde todos salen a respirar un aire nuevo. Casi llegando al final del recorrido del parque, verás de frente a la bella Fuente Alemana, la cual fue donada por la comunidad

El Museo de Bellas Artes, hermosa edificación que guarda grandes obras.
El Museo de Bellas Artes, hermosa edificación que guarda grandes obras.

chileno-alemana con motivo del primer centenario de la independencia de Chile, el 13 de Octubre de 1912.

Este parque nació a principios del siglo XX desde los jardines del Museo de Bellas Artes. De esa época datan sus característicos plátanos orientales que, en forma de hilera, han sido un romántico paseo a través de generaciones. Su ordenada planificación urbana y arquitectura bien dotada ha impedido que el paso de los años sea sinónimo de éxodo de sus barrios colindantes y es así como las edificaciones a su alrededor no han perdido vigencia. La zona Parque Forestal-Barrio Lastarria es la más valorada de Santiago Centro y la alta

La imponente Fuente Alemana, destina tiempo a observar esta hermosa escultura.
La imponente Fuente Alemana, destina tu tiempo a observar esta hermosa escultura.

 

calidad de vida del barrio. Así, esta zona histórica todavía guarda, al igual que parte de Santiago Centro, una idea de su centro histórico apoyado con la intervención ecológica en los centros urbanos de nuestra sociedad.

 

¿Cómo llegar? 

Este parque es reconocido por todos los santiaguinos, así que revalida el dicho popular “todos los caminos llegan a Roma”. En metro, se puede llegar de manera directa por la estación Bellas Artes (linea 5), estación Baquedano (linea 5 y 1) y Puente Cal y Canto (linea 2). Por otro lado, y una opción con mayor recorrido, es utilizar el servicio de transporte publico, Transantiago, el cual posee estos recorridos;

  • Mac-Iver: 203e, 207e, 208, 404.
  • Miraflores: 116.
  • Irene Morales: 116, 213, 503.
  • Avenida Vicuña Mackenna: 213, 410, 503.
  • Merced: 514, 515.
  • José María Caro: 116, 213.
    Luz entrante por entre medio de los árboles que inundan el parque, una bella postal.
    Luz que entra por los árboles que inundan el parque, una bella postal.

     

     

Paseo por el barrio Lastarria; variada cultura para disfrutar

Recorriendo barrios para mi entretención cultural, y en busca de ese interés por conocer algunas galerías de arte que presenta el gran Santiago para su comunidad, me dirigí hacia el mítico barrio Lastarria. Este barrio está ubicado a pasos del metro Estación Universidad Católica hacia el norte, y el metro Bellas Artes hacia el sur.

lastarria
Arquitectura consumida por el tiempo

En este barrio abundan significativos elementos que te hacen pensar que estas recorriendo otra ciudad distinta, más amplia, y con un alto grado de interés cultural, pero lo mejor de todo es que no, estás en tu ciudad santiaguina. Punto obligatorio son los variados restaurantes que ofrecen una amplia carta gourmet para quienes quieran disfrutar algún plato especial. Sus pintorescas calles dan vida a una gris ciudad, desde los distintos puestos de antigüedades que ofrecen historia a cambio de dinero, hasta los más singulares espectáculos de arte callejero, como danza, pintura, etc. Dentro de esta amplia gama de ofrecimientos culturales, existen variadas galerías y museos que deleitan al ojo humano, basado en trabajos con sentimientos y que quieren decir algo al espectador.

Museo Arqueológico
Momia de la cultura Chinchorro

Dentro de mi recorrido, visité el Museo Arqueológico de Santiago (MAS), en donde pude apreciar las distintas obras de arte de nuestras culturas prehispánicas. En ella, aprecié la curatoria que pertenece a Francisco Huachaqueo, con el nombre de “Wenu Pelon”. De ella, quiero destacar los altos niveles de tejidos que realizaban los mapuches para su abrigo ante el crudo sur chileno. En aquella exposición, se evidencia la alta riqueza natural respecto al contacto que mantienen los mapuches con su entorno en su diario vivir, apoyados con registros audiovisuales el trabajo diario de nuestro pueblo aborigen, dejando una gran reflexión sobre las intervenciones de las empresas forestales en aquellos territorios ancestrales.

Papel volantín
Arte expresado en papel volantín

Otra parada realizada en este mismo establecimiento, fue la visita al MAVI (Museo de Artes Visuales), en donde pude disfrutar las exposiciones de arte de dos destacados creadores nacionales, como la chilena Grace Weinrib con su obra “ya nada será como antes” e Ignacio Gumucio, con “falsa modestia”. La exposicion de Grace relata su experiencia que surge a partir de su estudio durante tres meses en la ciudad de Gasworks, Inglaterra. Sus obras utilizan variados colores con cambios de tonalidades, dejando expuesto el interés hacia el sentimiento solitario que vivió la artista. En el caso de Gumucio, su exposición relata la lucha constate del artista al querer plasmar en sus obras los pensamientos que lo invaden en su taller, utilizando materiales comunes mezclados con colores fuertes.

Ambos museos están ubicado en la calle José Victorino Lastarria 307, al interior de la Plaza Mulato Gil de Castro, con horario de atención de Martes a Domingo: de 11:00 a 19:00. Los valores de vistas son ADULTOS $ 1.000 y ESTUDIANTES $500, teniendo Entrada liberada: Adultos mayores (sobre 60 años con CI), niños menores de 10 años, estudiantes de arte, arquitectura, diseño, historia del arte, fotografía, estética, cine, historia, antropología y arqueología. Para los VALORES VISITAS EXTRANJERAS, su precio es de $ 1.000. Importante, los domingos es con entrada liberada para todo publico.

Ya al final de mi recorrido, disfruté de una buena paleta fría de la heladería Emporio la Rosa, la que amenizó mi tarde cultural, que con mucho entusiasmo recomiendo para recorrer como dentro del itinerario turístico importante dentro de la ciudad de Santiago.

Salida Metro Bellas Artes, hermoseado con mural del grafitero Inti Castro
Salida Metro Bellas Artes, hermoseado con mural del grafitero Inti Castro

“Todo para el enfermo”: Detrás del letrero

enfermo 03
Farmacia BioMed en calle Merced, por Leyla Espinoza

Si llevas algunos años viviendo en Santiago, o vienes por estos lares regularmente, ya sabes más o menos qué esperar del barrio Lastarria. Aquí hay múltiples tiendas de música, locales de ropa hecha en Chile, puestos de antigüedades, cines de nicho y restoranes trendy. Sin embargo, a sus alrededores hay ciertos lugares que suelen quedar fuera del mapa oficial del sector. La farmacia BioMed es uno de ellos.

Los dueños originales de esta empresa de insumos médicos, anteriormente a la cabeza de un negocio textil, cambiaron radicalmente su rubro en 1980, apostando por una farmacia de productos para adultos mayores. Tras la fundación de su primer local en Las Condes nacieron tres más, y el último fue este. Hace casi 15 años se instaló en Merced 361, parte de la primera cuadra del barrio histórico.

Los letreros de BioMed en Merced
Los letreros de BioMed en Merced

Además de su específica clientela, lo que diferencia a esta farmacia de otros establecimientos es algo bastante particular. Años después de instalarse en Santiago Centro, pusieron dos letreros de neón en el frontis del local. Uno pequeño medio eclipsado por una planta que dice “PAÑALES ADULTOS”, y otro que cubre el ventanal más grande de la tienda, gritando “TODO PARA EL ENFERMO”.

enfermo 01
Interior de la farmacia

Puede que este elemento no haya motivado radicalmente a una mayor afluencia de público, pero no deja de picar la curiosidad de los transeúntes que visitan Lastarria por primera vez. “A la gente le llaman la atención los letreros, se ríen, les sacan fotos, incluso los extranjeros. A veces solo por eso entran y terminan preguntando por un producto”, afirma Marlen Cornejo, una de las encargadas del local.

hoy @synthydreams nos llevo a recorrer las calles de Santiago y vimos este tipo de maravillas 👏

A photo posted by Florencia (@florslandia) on

Cornejo desconoce las circunstancias en que se creó el letrero, pues lleva poco tiempo trabajando en la sucursal. Pero tanto ella como sus compañeros están conscientes de que su fachada se ha transformado en algo comentado en redes sociales, y fotografiado por prácticamente todos los que pasan por fuera. BioMed, con sus productos dedicados a la tercera edad, sin quererlo, es un icono de Merced.

Sabores de Chile en un ambiente único

Provoleta

Hola a todos! Fui a conocer el restorán Quitral, ubicado en Santiago centro, Barrio Lastarria, y quiero contarles un par de detalles.

Éste es un pequeño oasis urbano que durante la primera mitad del siglo XX se construyeron edificios y casas de interesantes características, proyectadas por renombrados arquitectos de la época. El sector fue declarado Zona Típica en 1997, gracias a esta fascinante arquitectura, (a mí en lo personal me encanta) además de los monumentos históricos que le otorgan este valor al entorno cómo el Palacio de Bellas Artes, el Palacio Bruna y la Iglesia de la Vera Cruz.

Se crea el paseo peatonal de la calle Lastarria, desde Rosal hasta Merced, en donde hoy, una Feria de Antigüedades y Libros se instala los días jueves, viernes y sábados, a eso de las 10 de la mañana.Congrio frito

Sin duda para mí, un verdadero oasis camuflado en el bullicioso y ajetreado centro de Santiago, un paseo abierto para recorrerlo a fondo, donde cada rincón es una historia, por otro lado su gastronomía para quienes disfrutan de la buena mesa (cómo yo), donde diferentes cocinas conviven en armonía para satisfacer a todos los gustos.

Tenía tantas ganas de conocer Quitral, me habían hablado muy bien de sus platos… Así que partí a conocerlo! ubicado en la calle José Victorino Lastarria #70 (bien específico para que no se pierdan) encontré un lugar para reunirme con amigos, familia y disfrutar por sobre todo de nuestra cocina chilena moderna y su rica parrilla.

Quitral me ofreció los sabores de Chile en un ambiente único y con un gran servicio, siempre estuvieron preocupados de nuestra mesa. Conocí productos locales en una cocina chilena moderna potenciando los sabores de carnes y mariscos chilenos (tuve la oportunidad de probar ambos platos).

Los invito a conocer este lugar que tiene un diseño sorprendente. Me gustó que pude presenciar un espacio sofisticado y muy buena mesa.

Sus precios que van desde los $11.000 y $20.000. En su interior también me ofrecieron conexión Wi-fi, mesas al aire libre, barra de tragos y muy importante acceso para discapacitados. Si te interesa ir a conocer este lugar, te paso los datos, horario: todos los días de 12:00 a 16:00 hrs. Y de 20:00 a 24:00 hrs.

¡Que tengan una muy buena semana, nos vemos pronto en una nueva entrada con otro dato de Santiago por conocer!

.Postre de Borgoña

No hay peor ciego que él que no quiere ver

 

No hay peor ciego que él que no quiere ver…

Le diría Santa Lucia a cualquier Santiaguino que no conozca éste hermoso lugar.   

https://youtube.com/watch?v=k9P8XecLdmQ%2520frameborder%3D0%2520allowfullscreen
 Ubicado en el barrio Lastarria entre las calles Alameda, Santa Lucía y Victoria Subercaseaux, en todo el corazón de Santiago, se encuentra el hermoso e imponente Cerro de Santa Lucia. Inicialmente fue llamado por los Mapuches “Huelén” (en mapudungún significa tristeza). Este lugar fue declarado monumento histórico en 1983 no sólo por su belleza sino por lo que representa para la ciudad.

Fue un lugar sagrado para los Mapuches, pero los españoles lo usaron como refugio en tiempos de conquista por su ubicación estratégica y porque desde aquí se podía divisar, y a su vez controlar, todo el territorio; pero fue Pedro de Valdivia quien le dió la importancia a éste cerro cuando fundó la ciudad el 12 de febrero de 1541 y lo bautizó Santa Lucía por haber llegado el día que se recuerda a Santa Lucia de Siracusa.

Sin embargo sería en el periodo de la reconquista (1814-1817) donde el cerro adquiere mayor importancia por su ubicación. Luego en el gobierno de Casimiro Marcó del Pont se construyen dos fuertes: Castillo González donde está la plaza Caupolicán y Castillo Hidalgo como todavía se le conoce.

Pasaron muchos años de aquellos hechos, y por motivo de la conmemoración del Centenario de Santiago en 1872, el intendente Benjamín Vicuña Mackena decide llevar a cabo el proyecto de renovación urbana para la ciudad e incluye este hermoso lugar.

IMG 3

Sepulcro de Benjamín Vicuña Mackenna

Es así como el Cerro Santa Lucia fue convertido en un lugar atractivo para todos los Santiaguinos y un sitio turístico, de visita obligada para todos los visitantes extranjeros. Se reforestó todo el cerro en su total dimensión, se crearon plazoletas hermosamente decoradas, se incorporaron esculturas traídas desde Europa, fuentes de agua y hasta se construyo una capilla, pero lo más importante es que se conservó su arquitectura tradicional, ejemplo de esto, es el Castillo Hidalgo.

IMG 2

Fuerte militar construido entre 1814 y 1817

A lo largo de los años se le han ido incorporando otros lugares como una imponerte terraza que actualmente es el mirador más popular de Santiago y se construyó además su hermosa y colorida entrada de Alameda, Plaza Neptuno, que automáticamente te transporta a cualquier plazoleta de Europa.

Este lugar, da cuenta de la transformación urbana de Santiago, es así como quién quiera conocer la historia de Santiago debe venir acá, pero… ¿Si lo que quiere es darse un tranquilo y hermoso paseo?, también será “Bienvenido”.