La música tiene su espacio en San Diego

La calle San Diego es conocida por su diversidad de comercio como libros, bicicletas, tecnología, cosas para la casa, pero también tiene un espacio para la música.

Llegando a Alonso de Ovalle, nos encontramos con tres tiendas de este tipo, Casa Amarilla, Central Music y Electro Acustic.

Tienda Central Music, ubicada en San Diego casi al llegar a Alonso Ovalle.

Como estos locales se encuentran juntos, uno puede pensar que debe existir rivalidad, pero no es así: sus dueños nos cuentan que existe un buen ambiente entre todos, hasta se conocen algunos, además de que le dan al comprador más posibilidades de compra, ya que los precios varían entre ellos.

Lo otro que es interesante es que quienes atienden saben de lo que hablan, porque uno de los requisitos para los empleados de las tiendas, es saber cómo mínimo tocar un instrumento y luego continuar aprendiendo sobre la música.

Todo tipo de guitarras en vitrina.

Lo más vendido

Sin duda los instrumentos más comprados son el metalófono y la flauta. Aunque suena un poco extraño, esta venta se realiza entre febrero y marzo, cuando los estudiantes de colegios deben llevarlos como parte de sus materiales escolares.

Durante el año, comentan los vendedores, se enfocan en guitarras y baterías. Pero no son los músicos quienes van y compran, porque la mayoría de las veces son familiares o amigos, quienes los adquieren para regalar.

Otro dato de interés es que la mayoría de sus ventas se realizan por internet, porque el sector donde están ubicados no tiene un buen ambiente. Así, muchas veces sus clientes no llegan por miedo a comprar y andar con un instrumento por la calle. A través del computador pueden vitrinear y comprar sin problemas.

Todo tipo de instrumentos en vitrina.

Entonces, si quieres aprender a tocar un instrumento o regalar uno, no dudes en darte una vuelta por estas tiendas, encontrarás lo necesario.

Una visita al Castillo Hidalgo, la cumbre del cerro Santa Lucía

El Castillo Hidalgo, ubicado en el interior del cerro Santa Lucía -originalmente Cerro Huelén, monte sagrado para los mapuches-, se ha transformado en un centro de eventos que permite tener una visión muy diferentes de un lugar histórico.

Camino cerro arriba.

¿Qué fue en sus orígenes?

Se edificó en el año 1814-17, aproximadamente, durante la época de la Reconquista española, bajo el mandato del gobernador Casimiro Marcó del Pont.

A cargo de la ingeniería estuvo el brigadier español Manuel Olaguer y la obra fue llamada inicialmente como “Batería Santa Lucía”, funcionando como una fortaleza que protegía el Santiago de entonces.

Inscripción que da cuenta del origen del castillo.
Escalera del costado izquierdo del castillo.
Frontis del castillo, mirando hacia el norte de la ciudad.

Su nombre

El castillo lleva su nombre en recuerdo de Manuel Hidalgo, un capitán argentino que murió en la Batalla de Chacabuco ocurrida en 1817 al norte de Santiago, en la guerra final por la Independencia de Chile.

Posteriormente, en el año 1872, el intendente de Santiago, Benjamín Vicuña Mackenna inició las obras de reforestación y remodelación del cerro, convirtiéndolo en uno de los puntos neurálgicos de Santiago para la élite.  Dos años más tarde, el intendente convertiría el castillo en un museo indígena y luego en una biblioteca.

Vista de Santiago desde la cima del cerro.

Hoy en día es un centro de eventos, perfecto para matrimonios y celebraciones corporativas para empresas.

 

Costado del castillo.

Para llegar al castillo, hay que llegar ahsta la Estación Santa Lucía en la línea 1 del Metro. El ingreso es gratuito, registrando el nombre en el libro de visitas.

La historia en las estatuas del Cementerio General

El Cementerio General se caracteriza por albergar casi doscientos años de historia nacional. En sus pasillos es posible ver decenas de tumbas de personajes históricos, pero, al mismo tiempo es un espacio que se destaca por sus construcciones y estatuas, que bien merecen un recorrido.

Estatua de Adán: “Por mi culpa impera aquí la muerte”.
Estatuas de la familia Troncoso Repetto.

Estatuas con historia

Por otro lado, encontramos las estatuas que poseen un valor histórico, a las cuales los propios visitantes y trabajadores del cementerio les han dado vida.

Uno de sus ejemplos es La Llorona, de quien se cuenta popularmente, era madre de dos hijos, quienes fallecieron en un accidente automovilístico que a ella la dejó en coma. La mujer, tras recuperarse y conocer la noticia, se quita la vida ahorcándose frente a la tumba de sus hijos.

Estatua de La Llorona, ubicada al centro del cementerio.

Personajes históricos

Finalmente, algunos personajes históricos de Chile tienen estatuas destacadas.

Tumba de Pedro Aguirre Cerda y su esposa, Juana Aguirre Luco.
Tumba de Rebeca Matte, escultora chilena.

Una visita al Liceo de Aplicación

El Liceo de Aplicación fue fundado el año 1982 por el doctor alemán Jorge Enrique Schneider, su primer rector.

Nació de la mano del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile y su nombre es debido a la aplicación de las nuevas técnicas pedagógicas alemanas en la época, con el fin de la formación de profesores de enseñanza secundaria.

Enrique Schneider, primer Rector del Liceo de Aplicación.

Este establecimiento es de carácter púbico y dependiente de la Municipalidad de Santiago y es considerado uno de los liceos más tradicionales y emblemáticos de Chile. Sus alumnos van de séptimo básico hasta cuarto medio y desde 1916, en sus aulas funciona el Liceo Nocturno Federico Hanssen.

Patio central del establecimiento.

Visita al edificio

El edificio del liceo, ubicado en la Avenida Ricardo Cumming, fue declarado Monumento Histórico y posee 3.102 metros cuadrados de terreno. Sus dependencias están divididas en dos zonas, separadas por la calle Romero, pero unidas por el túnel subterráneo que las conecta sin necesidad de salir al exterior.

Generaciones antiguas

En el establecimiento podemos encontrar dos salas de museo muy importantes para la historia y vida del liceo.

Fetos embalsamados.

Sala Museo Gabinete de Ciencias

Se trabajó junto a la Universidad Católica para rescatar el patrimonio archivista del establecimiento, localizado en esta sala. Un profesor del Liceo junto a cuatro alumnos del colegio desarrollan el Taller de Patrimonio y llevan a cabo una investigación para reconstruir tres casos de estudiantes, detenidos desaparecidos en el periodo de dictadura.

Todos ellos eran militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR), y mediante entrevistas a familiares se busca fortalecer el tema de la investigación histórica. El objetivo final es publicar la primera revista con tema histórico del liceo, permitiendo tener un área de profundización de la actualidad con estudiantes.

Mural en el patio.

Sala Museo Archivo Patrimonial

En esta sala se trabaja con el equipo de archivos escolares de la Universidad Católica. En este proyectos se busca ordenar más de 200 objetos que estaban repartidos por diferentes lugares y que dan cuenta de cómo se enseñaban las ciencias a principio del siglo XX en nuestro país.

12

Cinearte El Biógrafo, totalmente independiente

Ubicado en el barrio Lastarria, comenzó en la década de los 80’s como una sala de ensayo, donde publicistas mostraban sus trabajos. El cambio vino cuando la empresa Transeuropa Chile Limitada adquirió el lugar, transformándolo en uno de los cines “alternativos” más importantes de la capital.

Los nuevos dueños, crearon el café anexado al cine, donde los clientes pueden tomar y/o comer algo, antes o después de la exhibición del film.

Tipos de Pizza del Biógrafo

El Cine El Biógrafo es una excelente alternativa para aquellos que son fanáticos de las películas independientes, ya sean de origen europeo o norteamericano. Carteleras con este tipo de películas, son parte desu esencia.

Santiaguinos diferentes

Se siente un ambiente distinto al entrar a edificio ubicado en José Victorino Lastarria 181.

Se observa gente distinta a la que se encuentra en los cines convencionales, conversaciones con otro tono intelectual, ya sea, filosofía, política o literatura. A diferencia de los otros cines donde no se ofrece un punto de encuentro como en El Biógrafo, se genera un ambiente íntimo y tranquilo.

A pesar de este ambiente, se genera una pluralidad y una diversidad en el público objetivo, permitiendo un acceso los niveles sociales y a todas las edades.

Esto se ve reflejado en el tipo de películas que exhiben, que requieren un esfuerzo mayor para lograr el entendimiento, ir más allá de lo convencional y de lo superficial.

Fachada del cine, desde la calle Lastarria.

A diferencia de otras salas de cine arte, como el Cine de la UC o el Cinearte Alameda, que pertenecen a otras instituciones o fundaciones, El Biógrafo es completamente independiente, sosteniéndose económicamente a través de la venta de entradas de películas exhibidas y lo recaudado en el café.

Cartelera Actual: Lunes a Domingo: Frantz (Todo espectador +7) Horarios: 15.30 y 19.30 hrs. Polina, danser sa vie (Todo espectador +7) Horarios: 17.15 y 21.30 hrs.

Entrada general: Jueves a Domingo: 4.000; Lunes a Miércoles: 3.000

Rosal: hermoso y desconocido

Cuando nos hablan de Rosal no todos tenemos claro dónde está ni recordamos algún tipo de experiencia en dicho lugar. Sin embargo, la gran parte de los capitalinos han pasado alguna vez por allí.

Se trata de uno de esos recorridos ignorados por estar a las sombras de un barrio popular. La calle Rosal está ubicada aledaña y perpendicularmente a la reconocida calle José Victorino Lastarria.

Se cruza con ella, para luego esconderse en un callejón, donde los vehículos no pueden transitar, lo que lo hace un espacio sumamente tranquilo, lugar ideal para la existencia del Café Escondido y el Hooka Troopa.

Ventanas de una de las casas de la calle Rosal por la noche.

Detalles arquitectónicos

Si bien el barrio Lastarria es el lugar definitivo para un buen paseo, su popularidad lo hace en algunas ocasiones muy transitado, llenándose de comercio, ruido y mucha gente.

En cambio, la calle Rosal se camufla a la perfección y solo algunos peatones son capaces de aventurarse en un callejón lleno de detalles arquitectónicos y espacios de una estética sutil pero a la vez llamativa.

Se aprecia lo mágico de este lugar en sus apartamentos, puertas y ventanas, y se nota que hasta el momento pocos se dan el tiempo de disfrutarlo.

Puertas con diseños muy estéticos y adornos en sus ventanas.

La calle Rosal curiosamente se transforma en un estacionamiento de un edificio, ya algo más privado, terminando su pequeño recorrido a los pies del cerro Santa Lucía.

Pequeño, pero sin dudas se le puede asignar como un lugar hermoso y desconocido.

Una arquitectura peculiar, que le da un carácter diferente a la de otros barrios.

Santiago 1: entre la libertad y los muros

Entre los lugares potentes que tiene cualquier sociedad, están los ligados a la justicia: encierran miles de historias y sucesos increíbles que ocurren en todo tipo de culturas.

Santiago 1 es una cárcel de imputados -personas en proceso judicial que aún no se determina si es culpable o inocente- en prisión preventiva. Ubicada en el sector centro de la capital, cercano al Parque O’Higgins, es aledaña a la ex Penitenciaría de Santiago y al Centro de Justicia.

Santiago 1 es una de las mayores inversiones que se han hecho en la historia de Chile respecto a la calidad del sistema carcelario, específicamente en su infraestructura, que imita cárceles extranjeras, en especial las de Estados Unidos. Está interconectada por enormes túneles subterráneos, con decenas de celdas y pasillos para poder movilizar a los miles de reclusos que transitan de un sector a otro durante su condena.

Entrada principal de Santiago 1. Al fondo de la imagen se aprecian las oficinas del Centro de Justicia.

Gritos y muros

Fuera de esta cárcel, se mantiene un silencio incómodo que es interrumpido de vez en cuando con algunos gritos de los presos. Ellos alzan la voz para poder comunicarse con otros reclusos dentro del penal, y también para alabar a Dios en cantos que les deben llenar de esperanza en un lugar tan sombrío, frío y de desesperación.

Largos muros que rodean todo el penal en una fría noche de otoño.

Los muros que rodean Santiago 1 son grandes estructuras de hormigón o concreto que parecen imposibles de atravesar, con cientos de metros de alambres de púas que adornan su cima. Cada cierta cantidad de metros aparecen garitas de un color verde llamativo, vacías, pero que curiosamente un sonido de reguetón se escucha en horas de las noche -seguramente desde una radio o parlante personal de un gendarme.

Muchas garitas similares cada cierta distancia, verdes y desocupadas.

No hay gran movimiento en las noches, sólo un portero o guardia que abre el portón de vez en cuando para dejar pasar algún vehículo de los funcionarios del recinto.

El resto del entorno es tranquilo por el momento, ya que afuera del penal, se concentra un importante punto de comercio y negocios que se consiguen sus ganancias por los encargos que requieren las visitas de los imputados -custodia, encomiendas, y cualquier tipo de reservas o guarderías.

Hay toda una red de comercio en los alrededores del penal, sobre todo, de custodias.

Camino a la cárcel

Los accesos a Santiago 1 no son muchos, pero me llamó la atención un paso bajo nivel que nunca terminó de construirse, siendo un camino directo a la cárcel.

El pasadizo luce bastante peligroso a simple vista: sin iluminación y con personas que viven debajo en precarias condiciones y que no se puede saber cómo reaccionarían si uno pasara por aquel lugar.

Paso bajo nivel que lleva a Santiago 1, en el fondo de la imagen se puede apreciar la entrada principal del penal.

Viaje al centro del sabor en Santiago

El Portal Fernández Concha, llamado así por los inversionistas que financiaron la construcción de edificio, es destacado como un paraíso gastronómico y está ubicado a pasos de la Plaza de Armas de Santiago, entre las calles Estado y Ahumada.

Esta galería existe desde 1871 y se compone de pasillos que conectan toda la manzana por su interior, con decenas de locales de comida con una amplia variedad para todos los gustos.

El portal ha marcado un hito dentro de la historia criolla de nuestro país, porque varios tipos de sándwich nacieron dentro de sus cocinas, entre ellos el famoso completo. Además tiene el título de Monumento Nacional, categorizado como Zona Típica.

Locales emblemáticos

Restaurant Nuria: fundado en 1928, este negocio de descendientes españoles ofrece una gran variedad diferentes platos y sándwiches típicos, considerado como un local tradicional de la comida chilena por sus comensales y críticos gastronómicos.

Se destaca por ofrecer un menú para todos los gustos y asegurando contener las tres B: bueno, bonito y baratodemás posee una tradición única en el sector la cual atrae a cientos de comensales que visitan el local cada día. Se ubica dentro del portal con la numeración 964.

Fachada del local Nuria.

Restaurant Ravera: es conocido por la calidad de sus diferentes sándwiches y platos, y ofrece contundencia y sabor a un precio popular. Hace varias décadas ofrece a sus comensales en un ambiente cómodo y dispone de televisores para ver los partidos tradicionales de la tarde.

Sus clientes más fieles consideran que este local es un emblema de la comida al paso. Definitivamente Ravera destaca dentro de las opciones al interior del portal gastronómico. Está ubicado en la numeración 932.

Fachada del local Ravera.

Fuente de soda El Portal: este clásico local de comida es conocido tradicionalmente como ex Bahamondes por el nombre de su antiguo dueño, Eduardo Bahamondes. Lleva cerca de un siglo ofreciendo distintos sándwiches, siendo el completo su plato estrella.

Este fue el primer negocio de la galería en ofrecer el completo dentro de su menú, adquiriendo una gran fama desde principios del siglo pasado que se mantiene hasta hoy por sus inconfundibles ingredientes y sabores. Destaca por su buena atención y por sus platos exhibidos en la vitrina del local, que tientan a los comensales que circulan diariamente por el lugar. Se ubica en la numeración 946.

Fachada local El portal, ex Bahamondes.
Postal de una vitrina tipica del portal.

 

Museo Ferroviario, recorrido nostálgico

Ubicado dentro de las instalaciones del  parque Quinta Normal, el Museo Ferroviario nos permite apreciar toda la magnificencia de las locomotoras a vapor que recorrieron nuestra larga y angosta franja de territorio nacional.

Creado por iniciativa de Ferrocarriles del Estado y la Municipalidad de Santiago en 1984 y, actualmente, es administrado por la Corporación Privada para la Divulgación de la Ciencia y Tecnología.

Acceso Principal del Museo.

Este museo posee  una de las colecciones más completas de este tipo de máquinas; son 16 locomotoras y 4 carros de pasajeros de carácter patrimonial, distribuidas en 2 hectáreas.

Locomotora N° 211,Tipo 38.- De carga -Hubo 45 de estas máquinas en Chile.

Incluye desde los modelos más convencionales que se utilizaban para el transporte de pasajeros, hasta las imponentes locomotoras de carga.

Locomotora, Tipo 1110 se encuentra entre las más grandes que circularon por Sudamérica.

Cada una de las piezas existentes de  la colección, se encuentran en un muy buen estado y el lugar donde están dispuestas es tan amplio, que permite  acceder a espacios internos  abiertos  para conocer más a fondo estas piezas históricas.

Acceso para visualizar por debajo la locomotora.

Al ir recorriendo el lugar, el grato ambiente de tranquilidad que se respira, nos permite hacer un nostálgico viaje hacia el pasado.

Carro de lujo producto del Auge Salitrero.

La visita ayuda a aprender y entender cómo fue el auge del transporte ferroviario en nuestro país, ya que en cada caso se entregan reseñas históricas de los principales personajes que hicieron posible el  ferrocarril en Chile.

Locomotora N° 631, Tipo 57 fue el modelo que más circuló por el país.

Cómo llegar: 

Línea 5, Metro Quinta Normal; acceso vehicular por Avda Portales.

Valor entrada: 

  • Adultos: $800; Niños: entran gratis; Estudiantes: $500 con pase escolar.

 

Crazy All Comics: de todo y para todos

Ubicada en la galería La Merced, en pleno centro de Santiago, se encuentra la comiqueria nacional, All Crazy Comics, un lugar donde puedes satisfacer todos tus necesidades sobre este fascinante mundo.

Con una gran vitrina, llena de clásicos del mundo del cómic, se presenta la tienda.

Comiquería

Con casi 19 años de experiencia, está comiquería se establece como uno de los puntos con más historia y más importante dentro del rubro en nuestro país. Cuenta con un amplio catálogo de productos, además de que posee una de la tiendas más grandes, lo que la convierte en polo de atracción de los fanáticos de las historietas, ya que renueva sus oferta de manera constante y ofrece lo último dentro de la industria.

Todo el espacio disponible está muy bien ocupado por la ferta de la tienda.

Productos

Dentro de la tienda existe una diversidad de contenido, que alcanza para todo los gustos. Es posible encontrar cómics estadounidense, europeos y nacionales, tanto de grandes editoriales, como DC o Marvel y de independientes. Además de manga y artículos de colección.

Todos los diversos géneros presentes en la comiquería se encuentran separados por secciones, dando un mejor orden al lugar.

Aquí puedes encontrar grandes clásicos como Superman o Batman y también productos nuevos y hechos por artistas Chilenos como “Vampiros en el puerto”.

Un dato relevante es que la tienda sólo ofrece sus productos de manera presencial, no cuenta con envíos.

Los fanáticos presentes 

Desde niños hasta eternos seguidores de los cómics se pueden encontrar reunidos en este lugar.

Si bien estos espacios cargan con un estigma o estereotipo de persona (“nerds“), esto no deja de ser nada más que un prejuicio, ya que como lo demuestra Crazy All Comic, este arte reúne a todo tipo de público. Ya sea que busque un manga, una historieta de algún superhéroe o el clásico como Condorito, este ícono de las tiendas de cómic está abierto a toda la diversidad de personas, tal como en su diversidad de productos.

Con una atención cálida y de calidad, este es el sitio indicado para encontrar tus historias favoritas.

Datos