Una visita al Castillo Hidalgo, la cumbre del cerro Santa Lucía

El Castillo Hidalgo, ubicado en el interior del cerro Santa Lucía -originalmente Cerro Huelén, monte sagrado para los mapuches-, se ha transformado en un centro de eventos que permite tener una visión muy diferentes de un lugar histórico.

Camino cerro arriba.

¿Qué fue en sus orígenes?

Se edificó en el año 1814-17, aproximadamente, durante la época de la Reconquista española, bajo el mandato del gobernador Casimiro Marcó del Pont.

A cargo de la ingeniería estuvo el brigadier español Manuel Olaguer y la obra fue llamada inicialmente como “Batería Santa Lucía”, funcionando como una fortaleza que protegía el Santiago de entonces.

Inscripción que da cuenta del origen del castillo.
Escalera del costado izquierdo del castillo.
Frontis del castillo, mirando hacia el norte de la ciudad.

Su nombre

El castillo lleva su nombre en recuerdo de Manuel Hidalgo, un capitán argentino que murió en la Batalla de Chacabuco ocurrida en 1817 al norte de Santiago, en la guerra final por la Independencia de Chile.

Posteriormente, en el año 1872, el intendente de Santiago, Benjamín Vicuña Mackenna inició las obras de reforestación y remodelación del cerro, convirtiéndolo en uno de los puntos neurálgicos de Santiago para la élite.  Dos años más tarde, el intendente convertiría el castillo en un museo indígena y luego en una biblioteca.

Vista de Santiago desde la cima del cerro.

Hoy en día es un centro de eventos, perfecto para matrimonios y celebraciones corporativas para empresas.

 

Costado del castillo.

Para llegar al castillo, hay que llegar ahsta la Estación Santa Lucía en la línea 1 del Metro. El ingreso es gratuito, registrando el nombre en el libro de visitas.

Una visita al Liceo de Aplicación

El Liceo de Aplicación fue fundado el año 1982 por el doctor alemán Jorge Enrique Schneider, su primer rector.

Nació de la mano del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile y su nombre es debido a la aplicación de las nuevas técnicas pedagógicas alemanas en la época, con el fin de la formación de profesores de enseñanza secundaria.

Enrique Schneider, primer Rector del Liceo de Aplicación.

Este establecimiento es de carácter púbico y dependiente de la Municipalidad de Santiago y es considerado uno de los liceos más tradicionales y emblemáticos de Chile. Sus alumnos van de séptimo básico hasta cuarto medio y desde 1916, en sus aulas funciona el Liceo Nocturno Federico Hanssen.

Patio central del establecimiento.

Visita al edificio

El edificio del liceo, ubicado en la Avenida Ricardo Cumming, fue declarado Monumento Histórico y posee 3.102 metros cuadrados de terreno. Sus dependencias están divididas en dos zonas, separadas por la calle Romero, pero unidas por el túnel subterráneo que las conecta sin necesidad de salir al exterior.

Generaciones antiguas

En el establecimiento podemos encontrar dos salas de museo muy importantes para la historia y vida del liceo.

Fetos embalsamados.

Sala Museo Gabinete de Ciencias

Se trabajó junto a la Universidad Católica para rescatar el patrimonio archivista del establecimiento, localizado en esta sala. Un profesor del Liceo junto a cuatro alumnos del colegio desarrollan el Taller de Patrimonio y llevan a cabo una investigación para reconstruir tres casos de estudiantes, detenidos desaparecidos en el periodo de dictadura.

Todos ellos eran militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR), y mediante entrevistas a familiares se busca fortalecer el tema de la investigación histórica. El objetivo final es publicar la primera revista con tema histórico del liceo, permitiendo tener un área de profundización de la actualidad con estudiantes.

Mural en el patio.

Sala Museo Archivo Patrimonial

En esta sala se trabaja con el equipo de archivos escolares de la Universidad Católica. En este proyectos se busca ordenar más de 200 objetos que estaban repartidos por diferentes lugares y que dan cuenta de cómo se enseñaban las ciencias a principio del siglo XX en nuestro país.

12

¿Conoces la Iglesia de los Sacramentinos?

Ubicada en la calle Arturo Prat con Santa Isabel en la comuna de Santiago de Chile, dedicada al corazón de Jesús, e inspirada en la Basílica del Sagrado Corazón en París, la Iglesia de los Sacramentinos empezó a construirse en 1911 con motivo del primer Centenario de Independencia y funcionar además desde 1928 como parroquia para toda la comunidad.

Vista del Templo de los Sacramentinos desde la calle Arturo Prat.

Una desconocida particularidad

El que hasta hoy se considera uno de los hitos arquitectónicos más importantes para Santiago, posee una desconocida particularidad.

Fue construido por el arquitecto Ricardo Larraín Bravo, quien a petición de los sacerdotes, desarrolló una segunda iglesia subterránea que estuviera disponible con mayor anticipación que el templo completo, el que producto de sus detalles y lujos, tardó aproximadamente 26 años en construirse, según contaba uno de sus sacerdotes.

Tuvo un uso para misas más íntimas, matrimonios, conciertos de música clásica y principalmente funerales.

Además, tiene ventanales que podrás observar desde la calle Santa Isabel, y aunque no está abierta tan habitualmente como el templo, cualquiera puede ingresar a esta iglesia bajo tierra. 

El convento 

A su mano derecha, entre el mismo templo y el teatro de Espacio Diana,
se encuentra lo que solía ser el convento, el que tiene una conexión directa desde un costado del altar.

Este fue denominado monumento histórico en 1991, y además, actualmente está pasando por un proceso de remodelación para convertirse en un importante centro cultural.

 

Convento de los Sacramentinos.

 

Incendio en 2016 

Esta iglesia que por cierto jamás fue terminada, fue la segunda construcción más grande e importante que hubo en  nuestro Santiago del siglo XX, y que en sus memorias se distingue hasta las heridas de un incendio durante el pasado noviembre del 2016.

Afectado por los pastizales que estaban a un costado de las calles Santa Isabel con Arturo Prat, aún es posible observar los daños que dejó el incendio en el margen izquierdo de la Iglesia de los Sacramentinos.

Extremo derecho de la iglesia, deteriorada por el incendio.

¿Cuándo ir?

Actualmente funciona como un templo abierto para todo público de martes a viernes de 10:30 am a 12:30 hrs de mañana, y de 15:00 pm a 18:00 hrs de tarde. Para confesiones, está abierto todos los días de 15:30 a 20:00 hrs por la portería de Santa Isabel.

Altar de la Iglesia de los Sacramentinos

¿Quién fue Matías Cousiño?

Fundador de la industria de carbón de Lota, Matías Cousiño (1802-1862) de origen español y portugués, fue un empresario, senador y diputado propulsor del desarrollo y explotación carbonífera con el uso de vapores y ferrocarriles de la época.

Matías Cousiño sosteniendo un daguerrotipo que representa a su padre

Proveniente de una familia de fortuna, Cousiño empezó su vida minera como mayordomo de labores en las minas de Ramón Ignacio de Goyenechea, en Atacama, y paulatinamente comenzó a ascender laboralmente hasta convertirse en director de la asociación más poderosa de Chile en ese entonces, la junta de minería de Copiapó.

La industria que comenzó a crear en la ciudad de Lota hizo crecer a gran escala el desarrollo del pueblo con una amplia posibilidad de trabajo para sus habitantes, y fue en 1856 que sus socios vendieron sus derechos a Cousiño, debido a las constantes pérdidas iniciales del negocio.

La empresa adoptó carácter familiar cuando Matías Cousiño se asoció con su hijo Luis, que continuó como propietario hasta la muerte de su padre.

Palacio Cousiño 

No obstante, la riqueza de esta privilegiada familia no sólo se reflejó en sus ganancias empresariales. A instancias del Presidente de la República, José Joaquín Pérez, Luis Cousiño decidió dedicar parte de su fortuna a crear un gran parque al sur de la calle Dieciocho.

Palacio Cousiño, en la calle Dieciocho con Santa Isabel.

El parque fue desarrollado por el paisajista español Manuel Arana, gracias a lo cual se convirtió rápidamente en un lugar de atracción para la clase burguesa de Santiago de entonces, siendo polo de encuentro social por sus extensas lagunas y ambiente europeo.

Desde antes de su remodelación tenía el nombre de Campo de Marte, y en cada mes de septiembre ra el punto de reunión para celebrar ramadas y fondas, adquiriendo un estilo más popular y festivo.

Además, fue el escenario de los primeros torneos atléticos, y a principios del siglo XX albergaba carreras todos los domingos, en las que se forjaron futuros campeones como Martiniano Becerra, Juan Jorquera y Manuel Plaza. En 1909, incluso, se celebraron allí los primeros Juegos Olímpicos Chilenos.

Panorámica del jardín del Palacio Cousiño

El parque resultante fue inaugurado en 1873, durante la intendencia de Benjamín Vicuña Mackenna pero su impulsor, Luis Cousiño, falleció poco tiempo antes, sin poder admirar la obra en su versión final.

Aunque por mucho tiempo llevó su nombre, el Parque Cousiño se transformó en 1970 en el Prque O’Higgins. De su antiguo esplendor sólo se puede admirar la casa original de la familia Cousiño en la calle Dieciocho esquina de Santa Isabel.

¿Cómo llegar?

A cuadras del metro Toesca, el museo y parque Cousiño está ubicado entre las calles San Ignacio y Dieciocho en la comuna de Santiago. Si deseas conocer lo que solía ser el resto de este lugar, la visita se debe extender hasta el cercabo Parque O’higgins, donde aún quedan algunos resabios de su pasado esplender con los jardines y la gran laguna.

Alejandro “Mono” González, 3 años en el Persa

Alejandro “Mono” González.

Alejandro González, nació en Curicó en 1947. Es artista, escenógrafo y muralista chileno y sus obras apuntan a problemáticas y ámbitos, sociales como políticos.

Perteneció en la década de los 60’s a las Juventudes Comunistas, siendo uno de los primeros partícipes de la Brigada Muralista Ramona Parra.

Pinta desde esa época, sigue pintando en la actualidad y lo seguirá haciendo. Ahora se lo puede encontrar en el galpón 6 del Persa Victor Manuel, ubicado en calle Placer con Víctor Manuel del Barrio Franklin, donde cada día da vida a la Galería Taller del Mono.

Aproximadamente a las 10 de la mañana, comienza a montar su exhibición, rodeado de otros puestos en donde se venden, libros, videojuegos, antigüedades y música.

González le pone una cuota de arte al galpón y sobresale, mientras los demás están dentro de sus galerías, “el Mono” muestra un desfile de pinturas por el pasillo.

Una de las obras expuertas en el Persa.

González intenta rescatar la esencia del arte popular, aquello que está presente en los lugares dónde se genera interacción, donde se generan relaciones sociales y culturales.

El barrio Franklin, lo refleja siendo un lugar donde se genera una pluralidad y diversidad que son únicas. Es un lugar con autenticidad.

En un lado pueden estar vendiendo libros, mientras que en el puesto de al lado empanadas y el que está al frente sea un servicio técnico de computadores.

Artista en tereno

“El Mono” González, también trabajó junto a un colectivo la fachada del Persa, que actualmente está cubierta por un gran mural, que refleja lo que ocurre día a día en el Bío- Bío, resaltar la identidad del barrio.

 

Uno de sus trabajos característicos.

El que fuera autor de “el primer gol del pueblo chileno”, junto al pintor Roberto Matta y miembros de la brigada Ramona Parra, cumple en junio 3 años con su galería en el Barrio Franklin: “Voy a cumplir 3 años en junio, estoy acá para “educar”, para que la gente vea arte, hay días en los que no vendo nada, pero da igual, estoy acá para general un aporte social y cultural al persa”.

“Acá los arriendos salen 70 mil pesos la galería, mi espacio ocupa 10 galerías, verás como no tengo el dinero para arrendar las 10, me hacen un descuento por el arte que hago”, agregó el Mono.

El descuento que le hacen a González, lo toma como una forma de valorar su arte, como un premio que se ha ganado,debido a que siente que de alguna u otra forma, su arte está siendo valorado por los demás, el dueño del lugar.

Como llegar:

Metro: Bajarse en Estación Franklin y caminar hacia el este, pasar San Diego y Santa Rosa, hasta Víctor Manuel.

Micro: 205,230,209, E04, 227, D07 y bajarse en Sta. Rosa y caminar hacia el este.

Belleza y mística en torno al Parque Forestal

El Parque Forestal es uno de los sitios más acogedores de la ciudad, con lugares que aumentan increíblemente la calidad de vida de cualquier persona que viva a su alrededor. En este espacio se reúnen distintas actividades recreativas y sociales, convirtiéndose en un espacio emblemático de la expresión y cultura santiaguina.

No es el parque propiamente tal lo que llena de valor todo este espacio verde y pequeño pulmón de aire fresco, sino que también es la particular arquitectura que le rodea, llena de estilos del Santiago antiguo combinándose con la modernidad, dándole un misticismo muy poco común en el resto de la capital.

Una de las cosas más particulares de aquella arquitectura, son las diversas entradas o puertas de cada uno de los edificios, con diseños distintos en sus rejas, que combinan con los colores e iluminación de cada edificación. Así se transforman en portales visualmente atractivos, con colores llamativos pero muy armoniosos, sobre todo en la noche, cuando se mezcla con el ambiente bohemio por su cercanía al barrio Bellavista

4 rejas de las entradas de los distintos edificios que rodean el parque.

Decoraciones

Otra de las llamativas características es la mística que se materializa en las decoraciones personalizadas de los departamentos, ya cargados de una belleza auténtica y diferente.

Los habitantes de estos edificios sin dudas deben tener cercanía con el romanticismo, el arte y la armonía con su entorno.

Balcones adornados con lo que parecen ser hombres de paja, colgados desde el cuello, da una primera impresión de perturbación. Pero el sentido estético y la manera en que están dispuestos en las ventanas, colgando junto a verdes plantas, es simplemente un deleite visual y de sensaciones agradables, con el color marrón invadiendo las miradas que se disparan desde el centro del parque forestal.

Departamento con abundantes plantas, coronado con figuras de hombres colgando.
Hombres de paja colgando desde una ventana a modo de espejo.

Un paseo totalmente gratis, por partes que parecen de un museo al aire libre, complementando un viaje que puede partir con el museo de Bellas Artes.

Colores, formas, diseños y estructuras que invaden todo lo que rodea al parque forestal. Sin dudas, un espacio que vale la pena rescatar y sobre todo cuidar, como icono de nuestra cultura artística, de eventos sociales y lugar para algunos más románticos que funciona como una perfecta fuente de inspiración y belleza.

Las caminatas nocturnas pueden ser un verdadero placer en noches de verano.

Para llegar al Parque recomendamos ir en metro hasta la Estación Baquedano y luego caminar por calle Merced en dirección hacia la Plaza de Armas. Que la vista los vaya guiando.

 

El librero más antiguo de Chile

Se trata de Héctor Múñoz, tiene 86 años y es profesor de matemática y contabilidad. Ha escrito dos libros de contabilidad de costos, que hoy difícilmente se pueden encontrar debido a las pocas copias existentes, ya que todo lo hacía de forma independiente. Hizo clases en el Instituto Superior de Comercio, y cuentan que cuando terminaba las clases sus alumnos lo aplaudían.

Héctor Múñoz Tortosa revisando sus libros, tal como fue destacado en el sitio web Vivaleercopec.cl

Su título como el librero más antiguo que hay en Chile se lo otorgan sus pares y es reseñado en muchos reportajes, destacando además que su librería “Libros de Ocasión” situada en San Diego 1177, es una de las más amplias del país.

Aunque la Cámara Chilena del Libro le da el título a otra persona, Muñoz Tortosa no se interesa ni dice nada al respecto, porque no quiere entrar en esa disputa.

El amplio despliegue de libros de Literatura universal.

La librería más antigua de Chile

A los 20 años, el librero ubicó su primera librería en la calle Carmen. Después en la década de los 80, la reubicó en San Diego 1177, pero por la recesión tuvo que arrendar el local y trasladar su negocio a su casa. Finalmente, a mediados de los 90’ pudo rehacer su librería que hasta el día de hoy está ubicada en el mismo lugar.

Su hija, Patricia Múñoz, es quien lo ayuda con el negocio. Maneja las páginas digitales y lo incentiva para que acepte propuestas, como por ejemplo, salir en televisión.

Ella describe a su padre como una persona muy bajo perfil y que se mantiene al margen de los medios y la tecnología. Recuerda la única vez que lo vio feliz y entusiasmado con la TV, cuando en el 2016 Karen Bejarano fue a la librería para grabar un reportaje del programa “Una Vuelta a la Manzana” que fue presentado en el canal Mega.

Venta de vinilos en “Libros de Ocasión”

Razones para visitar el lugar

La librería de don Héctor tiene sello propio. Primero, por la dimensión del lugar; luego, por la gran cantidad de libros y el orden que tienen.

Al llegar te darás cuenta del olor característico, que ninguna otra tienda tiene (ya que éstas huelen a desodorante): huele a hojas de libros antiguos.

Si buscas desconectarte o recordar viejos tiempos entonces tienes que ir, está lleno de decoraciones antiguas, televisores, máquinas de escribir, hasta hay sillones para que puedas sentarte para mirar libros, revistas, estudiar o simplemente pensar, todo esto acompañado con un exquisito silencio, y puede que vayas justo en el día que se realice algún taller (literatura, escritura, etc) y te inviten a quedarte.

Y lo mejor, si necesitas ayuda o alguna recomendación puedes preguntarle al mismísimo dueño, quien con gusto te ayudará. Esto e infinidades de características del lugar es lo que hace que el emprendimiento del librero sea único.

Entrada de la librería “Libros de ocasión”

Gam: un espacio de reencuentro

Comienza a terminar lo que conocemos como centro de Santiago, y antes de llegar a la popular Plaza Italia, resulta imposible no evidenciar un gigante edificio que pareciera ser de cobre, de un color rojizo oxidado, en donde todos entran y salen riendo. Un espacio tentador, sentirás que necesitas entrar.

Lo primero que distingues es un gigante pez de mimbre colgando en el aire, que entre sus tejidos permite atravesar la tenue luz del atardecer y te ilumina completamente al entrar al Centro Cultural Gabriela Mistral, más conocido como GAM.

A su alrededor, colmado de afiches promocionando eventos musicales, funciones de teatro, danza internacional y diversas exposiciones artísticas que comienzan a despertar tu atención por el lugar, que cuando decides recorrerlo totalmente, ofrecerá bastantes sorpresas.

Vista panorámica de la etrada de GAM por calle Alameda

Recordando su pasado

El edificio fue inaugurado en 1972 como la sede para la Tercera Conferencia Mundial de Comercio y Desarrollo de las Naciones Unidas. Luego se convertió en centro de operaciones y sede legislativa durante la dictadura militar, además de entregar oficinas al Ministerio de Defensa. Incluso cambió su nombre a Edificio Diego Portales y hasta incluso sufrió una destrucción parcial provocada por un incendio.

Hoy el GAM hoy se desarrolla como un importante centro de artes, cultura y personas en Santiago.

Es posible encontrar murales, esculturas, cuadros o espacios de intervención artística en que cualquier interesado puede colaborar para preservar la habilidad creativa.

Posición actual de los tiradores de puerta

Dentro de los inconfundibles distintivos que caracterizan la historia del GAM, se cuentan los tiradores de puerta de bronce fundido que son parte del centro desde sus inicios, en 1992.

Esta es una obra compuesta por 40 piezas, creadas por el escultor chileno Ricardo Mesa, y ubicadas en todas las puertas de las salas de espectáculos y de conferencias.

La particularidad de esta creación, es que cada tirador representa un puño alzado, simbolizando a los trabajadores chilenos, pero que durante el transcurso de la Dictadura Militar fue intervenida, y los puños quedaron en posición inversa por más de 30 años, haciendo énfasis a la represión que sufrió el país en este entonces.

Hoy, los tiradores han vuelto a su posición inicial.

Intervención colectiva en GAM

Espacios en GAM

Es importante señalar la iniciativa social que nace en este lugar al ser un punto de reencuentro para muchas personas.

Encontrarás grupos de jóvenes ensañando coreografías, practicando disciplinas teóricas (lenguaje de señas o reuniones al aire libre) y turistas en la feria artesanal en busca de souvenir o disfrutando de una tasa de té en la cafetería del lugar.

Actividades en GAM

¿Cómo llegar?

Son escasos los lugares que promueven el arte y un grato ambiente para pasar tus tiempos libres, y resulta casi ideal la idea de ir a ver un estreno de teatro y luego disfrutar de las sorpresas gastronómicas que ofrece el Barrio Lastarria, ubicado justo atrás del Centro Cultural Gabriela Mistral.

Conócelo en Av Libertador Bernardo O’higgins 227, Santiago, metro Universidad Católica.

 

Juegos Diana: recuerdos y actividades

Hay muchos lugares en Santiago que esconden historias sujetas a una realidad distinta a la que vivimos el día de hoy, y que si le preguntas a tus abuelos, padres o tíos, recordarán gratos momentos y vivencias en esos lugares.

Una de ellas son los Juegos Diana.

Fachada de Juegos Diana

Con el fin de entregar diversión sana para niños y adultos, los Juegos Diana nacieron en 1934 con un sencillo rifle a balines y tiro al blanco, y posteriormente su dueño, Roberto Zúñiga Peñailillo, comenzó a integrar al lugar otras opciones, como un carrusel para los más pequeños, la famosa Rueda de Chicago, y hasta juegos electrónicos formando un popular parque de entretenimientos.

Indicador de espacios en Diana (ubicado entre el restaurant y “Koton Candy”)

La Diana

Hoy, este lugar desarrolla una nueva etapa en entretención en la que podrás encontrar no sólo juegos o espejos panorámicos.

Estamos hablando de un teatro en donde podrás desde ver una obra a una exposición de arte o hasta cursos musicales, una sala multiuso, una pequeña tienda de accesorios y un restaurante.

Entrada al restaurant por calle Arturo Prat.

Conservando el mismo nombre que la diosa mitológica cazadora en la que se inspiró Roberto para crear el parque de juegos, el restaurante “Diana” posee una amplia carta de picoteos, platos de fondo, pizzas, especial de menú niños, ensaladas, postres, cafetería y alcoholes.

De la carta no puedo dejar de recomendar el pan de campo al horno con fondue de queso para compartir ($5.600) y la fresca sangría al más puro estilo español ($6.800)

Teatro La Diana 

Además, el teatro de Diana maneja una constante cartelera de espectáculos en la que encontrarás exposiciones gratuitas, festivales de arte con una entrada que no supera los $6.000 para público general, o visitas guiadas en el lugar.

Fachada teatro Diana por calle Arturo Prat.

 

Tienda de accesorios

La creación de la pequeña tienda “Koton Candy” resulta ser el más reciente atractivo que maneja Los Juegos Diana. Ropa extravagante de diseñadores independientes, cintillos de niña, carteras con forma de gallina y peluches son algunos de los artículos que ofrece esta adorable tienda, que por cierto, también los ofrece por módicos precios.

Tienda Koton Candy

¿Cómo llegar?

Ubicado Arturo Prat #435, en Espacio Diana podrás vivir una experiencia única e inolvidable gracias a la variada gama de entretención que tiene actualmente.

Franklin: un Barrio de primer corte

Andrés Reyes atendiendo en la carnicería GyC

El barrio Franklin, es uno de los puntos comerciales más grandes de Santiago, reconocido por su diversidad cultural, gastronómica, y sus contenidos varios en tecnología y prendas de marcas exclusivas.

Con la calle Bio-Bio a un costado del “Barrio Franklin”, otra de las zonas llamativas es el llamado “Matadero Franklin”, donde se comercializan todos los tipos de carne disponibles en Chile.

El matadero fue construido en el año 1847 para faenar animales que se criaban en el sector que hoy en día es San Bernardo. El terreno fue donado a la Municipalidad de Santiago por Antonio Jacobo Vial (alcalde de la época). Los trabajadores vivían en sus alrededores (San Ramón, San Miguel, La Cisterna), llegando a faenar 350 vacunos y cerdos a la semana. Luego comenzó la distribución de estas carnes, hacia regiones (1940).

Hombre cargando camión con productos de carne

La popularidad del matadero fue creciendo y se abrieron locales comerciales y gastronómicos a su alrededor, aprovechando la conexión con una de las avenidas más grandes de la capital, la “Gran Avenida José Miguel Carrera” (1960).

Cultura carnicera

Con locales que tienen más de setenta años de vida, el oficio de carnicero ha pasado de generación a generación. La enseñanza de las técnicas para cortar, faenar y vender la carne comienza con los pequeños, quienes observaban cómo lo hacían sus padres para luego enseñarle a sus hijos.

La jornada diaria contempla la limpieza completa del local.

Las fechas en la cual el matadero tiene mejor concurrencia comercial, es en el 18 de Septiembre, seguida por las fechas donde juega la selección Chilena, además de las fechas en fin de año.

La producción de carnes en Chile es de 675 toneladas anuales, un porcentaje alto para una población tan pequeña, con un consumo de 2,1 kilos de carne por persona, el cuarenta por ciento de la producción es exportada al extranjero.