Parque Forestal de Santiago, un oasis en la capital

El Parque Forestal de Santiago está ubicado en el sector norte del centro histórico y del barrio lastarria. En este parque se realizan diversas actividades al aire libre, donde se puede apreciar el entorno natural para descansar la mente. Este parque posee 171 910 metros cuadrados, y se establece entre las calles Cardenal José María Caro (Costanera Sur) al norte, Vicuña Mackenna al este, Merced — Ismael Valdés Vergara al sur y General Mackenna al oeste. Pertenece a la red de parques de la ribera sur del río Mapocho, limitando al este con el Parque Balmaceda y al oeste con el Parque de Los Reyes.

El paseo por las alamedas, el favorito de las parejas
Paseo por las alamedas, el favorito de los capitalinos

Dentro del paseo que uno puede realizar en este parque, puede observar las variadas fachadas tipo francesas de los edificios a su alrededor, donde casi llegando al centro del parque, te encontrarás con el Museo Nacional de Bellas Artes, que siempre es pertinente recomendar su visita, y que mejor que sea gratuita. Siguiendo por el mismo sendero lleno de arboles y vida natural, te encontrarás con vida familiar, donde todos salen a respirar un aire nuevo. Casi llegando al final del recorrido del parque, verás de frente a la bella Fuente Alemana, la cual fue donada por la comunidad

El Museo de Bellas Artes, hermosa edificación que guarda grandes obras.
El Museo de Bellas Artes, hermosa edificación que guarda grandes obras.

chileno-alemana con motivo del primer centenario de la independencia de Chile, el 13 de Octubre de 1912.

Este parque nació a principios del siglo XX desde los jardines del Museo de Bellas Artes. De esa época datan sus característicos plátanos orientales que, en forma de hilera, han sido un romántico paseo a través de generaciones. Su ordenada planificación urbana y arquitectura bien dotada ha impedido que el paso de los años sea sinónimo de éxodo de sus barrios colindantes y es así como las edificaciones a su alrededor no han perdido vigencia. La zona Parque Forestal-Barrio Lastarria es la más valorada de Santiago Centro y la alta

La imponente Fuente Alemana, destina tiempo a observar esta hermosa escultura.
La imponente Fuente Alemana, destina tu tiempo a observar esta hermosa escultura.

 

calidad de vida del barrio. Así, esta zona histórica todavía guarda, al igual que parte de Santiago Centro, una idea de su centro histórico apoyado con la intervención ecológica en los centros urbanos de nuestra sociedad.

 

¿Cómo llegar? 

Este parque es reconocido por todos los santiaguinos, así que revalida el dicho popular “todos los caminos llegan a Roma”. En metro, se puede llegar de manera directa por la estación Bellas Artes (linea 5), estación Baquedano (linea 5 y 1) y Puente Cal y Canto (linea 2). Por otro lado, y una opción con mayor recorrido, es utilizar el servicio de transporte publico, Transantiago, el cual posee estos recorridos;

  • Mac-Iver: 203e, 207e, 208, 404.
  • Miraflores: 116.
  • Irene Morales: 116, 213, 503.
  • Avenida Vicuña Mackenna: 213, 410, 503.
  • Merced: 514, 515.
  • José María Caro: 116, 213.
    Luz entrante por entre medio de los árboles que inundan el parque, una bella postal.
    Luz que entra por los árboles que inundan el parque, una bella postal.

     

     

La cara de Lucién Hénault en Santiago

Lucien Ambroise Hénault
Lucien Ambroise Hénault

Lucién Ambroise Hénault (30 enero 1823) fue un arquitecto y académico francés que ayudó a dar fachada y diseño a varios edificios de nuestro Santiago.

Con la edad de 21 años, ingresó en la Escuela de Bellas Artes de París (École nationale supérieure des beaux-arts) al rededor de 9 años, en la que fue un alumno destacado por su escuela. Su mentor fue el arquitecto y profesor Louis-Hippolyte Lebas.

El 31 de octubre de 1856, a través del ministro en Francia, Manuel Blanco Encalada, fue contratado por el gobierno chileno para asumir como arquitecto oficial tras el fallecimiento de François Brunet de Baines en 1855, además de hacerse cargo del curso de Arquitectura del Instituto Nacional, que más tarde daría origen a la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile.

Frontis del Teatro Municipal de Santiago
Frontis del Teatro Municipal de Santiago

El primer objetivo planteado por el gobierno, fue seguir con las obras de construcción de varios edificios públicos de la capital, aplicando el estilo neoclásico francés que impregnaba el arquitecto. Algunas de sus intervenciones son el Teatro Municipal (entre 1856 y 1857), el Congreso Nacional (desde 1857 e interrumpida en 1860) y el Palacio Arzobispal de Santiago (entre 1869 y 1870).

En la calle Bandera, donde se asentó, abrió sus grandes salones de su casa como una de las primeras galerías de arte.

Fachada Universidad de Chile
Fachada de la casa central de la Universidad de Chile

En 1857 se le encargó al arquitecto el diseño de la Casa Central de la Universidad de Chile, la cual comenzó a construirse en 1863 por Fermín Vivaceta, quien fue uno de los primeros arquitectos chilenos, discípulo suyo y de Brunet De Baines.

Entre sus encargos privados sobresalieron la casa del Almirante Blanco Encalada, y la del senador y ministro Luis Pereira, en Huérfanos con San Martín.

Otras obras de Hénault en Chile fueron la Iglesia de los Sagrados Corazones de Valparaíso, la Iglesia de La Gratitud Nacional, la Ermita y la Capilla del cerro Santa Lucía, el Palacio Pereira y el Palacio Larraín Zañartu.

En 1872 dejó Chile para volver a Francia.

Pero, ¿En qué se caracteriza el estilo neoclásico? 

La arquitectura neoclásica reproduce las formas generadas por los griegos y los romanos, mas no tarda en suprimir toda referencia a las medidas del cuerpo, prefiriendo el nuevo sistema métrico adoptado por los franceses y favoreciendo la monumentalidad. Las líneas rectas dominan sobre las curvas, existen menos contrastes de volúmenes, menos adornos, dinteles y columnas reemplazan los arcos.

Ex-Congreso Nacional
Estructura neoclásica del Ex-Congreso Nacional, donde se aprecian los monumentales pilares en la edificación.

El Quitapenas, típico chileno

En el barrio “cementerios” de la comuna de Recoleta, se levanta una de las grandes picadas chilenas, “El Quita Penas”. Reconocido y típico espacio gastronómico de nuestro país que funciona desde 1909 hasta la fecha. Fue reconocido en el 2008 por el Consejo Regional de la Cultura y las Artes por su aporte al Patrimonio Cultural Gastronómico, en el “Día del Patrimonio Cultural”. El local se encuentra en avenida recoleta 1485, entre arzobispo Valdivieso y María Graham, en la misma comuna antes mencionada. En él, pasan a despedirse todos aquellos que lloran a sus difuntos familiares y amigos, funcionando todos los días del año, aunque llueva, truene o relampaguee como se dice tradicionalmente, incluso en las mismas manifestaciones del 11 de septiembre en el Cementerio General.

fotos históricas que adornan el bar
fotos históricas que adornan el bar

El mítico restaurante abre sus puertas a las 10 de la mañana para recibir a sus primeros clientes, ofreciendo variados platos para el desayuno, almuerzo u once, aunque el más cotizado dentro del restaurante es el tradicional terremoto con replica, que consiste en un jarrón de dulce pipeño, que en su interior descansa una deliciosa bola de helado sabor piña, que le da más dulzor y lo mantiene a una refrescante temperatura. La música popular chilena se hace presente al momento de consumir dentro del local, donde en el interior se puede apreciar adornos que hacen referencia a nuestro pueblo y sus hechos históricos. Ejemplo de ello se observa un gran cuadro con la selección chilena de la Copa Mundial de Alemania en 1974, donde se destaca a Carlos Caszely, Elías Figueroa, Leonardo Veliz, etc. Los cuales eran dirigidos por el gran Luis Álamos. También se observa la camiseta histórica de Colo-Colo al principio de su fundación, la firma de Carlos Caszely en un cuadro, una fotografía de Iván  Zamorano, el retrato de Salvador Allende, Violeta Parra, etc.

camiseta david arellano
camiseta david arellano

Dentro de sus variados platos que ofrece, la comida típica es la principal carta a saborear. Cazuela de ave o vacuno, sándwich de pernil, porotos con rienda, etc. Van otorgando ese clima de sentirse como en casa. La atención también es un punto a destacar, sus garzones son simpáticos personajes del sector, que han visto pasar los años entre sus cuatro paredes, y si dispones de tu tiempo, podrás disfrutar de sus relatos más anecdóticos que puedes imaginar en referencia a lo que han vivido allí

El “Quitapenas” es sin duda un stop dentro de Santiago para sacar una idea de cómo se moldea nuestra sociedad, sacando a relucir nuestras deliciosas costumbres gastronómicas y pintorescas tradiciones.

Paseo por el barrio Lastarria; variada cultura para disfrutar

Recorriendo barrios para mi entretención cultural, y en busca de ese interés por conocer algunas galerías de arte que presenta el gran Santiago para su comunidad, me dirigí hacia el mítico barrio Lastarria. Este barrio está ubicado a pasos del metro Estación Universidad Católica hacia el norte, y el metro Bellas Artes hacia el sur.

lastarria
Arquitectura consumida por el tiempo

En este barrio abundan significativos elementos que te hacen pensar que estas recorriendo otra ciudad distinta, más amplia, y con un alto grado de interés cultural, pero lo mejor de todo es que no, estás en tu ciudad santiaguina. Punto obligatorio son los variados restaurantes que ofrecen una amplia carta gourmet para quienes quieran disfrutar algún plato especial. Sus pintorescas calles dan vida a una gris ciudad, desde los distintos puestos de antigüedades que ofrecen historia a cambio de dinero, hasta los más singulares espectáculos de arte callejero, como danza, pintura, etc. Dentro de esta amplia gama de ofrecimientos culturales, existen variadas galerías y museos que deleitan al ojo humano, basado en trabajos con sentimientos y que quieren decir algo al espectador.

Museo Arqueológico
Momia de la cultura Chinchorro

Dentro de mi recorrido, visité el Museo Arqueológico de Santiago (MAS), en donde pude apreciar las distintas obras de arte de nuestras culturas prehispánicas. En ella, aprecié la curatoria que pertenece a Francisco Huachaqueo, con el nombre de “Wenu Pelon”. De ella, quiero destacar los altos niveles de tejidos que realizaban los mapuches para su abrigo ante el crudo sur chileno. En aquella exposición, se evidencia la alta riqueza natural respecto al contacto que mantienen los mapuches con su entorno en su diario vivir, apoyados con registros audiovisuales el trabajo diario de nuestro pueblo aborigen, dejando una gran reflexión sobre las intervenciones de las empresas forestales en aquellos territorios ancestrales.

Papel volantín
Arte expresado en papel volantín

Otra parada realizada en este mismo establecimiento, fue la visita al MAVI (Museo de Artes Visuales), en donde pude disfrutar las exposiciones de arte de dos destacados creadores nacionales, como la chilena Grace Weinrib con su obra “ya nada será como antes” e Ignacio Gumucio, con “falsa modestia”. La exposicion de Grace relata su experiencia que surge a partir de su estudio durante tres meses en la ciudad de Gasworks, Inglaterra. Sus obras utilizan variados colores con cambios de tonalidades, dejando expuesto el interés hacia el sentimiento solitario que vivió la artista. En el caso de Gumucio, su exposición relata la lucha constate del artista al querer plasmar en sus obras los pensamientos que lo invaden en su taller, utilizando materiales comunes mezclados con colores fuertes.

Ambos museos están ubicado en la calle José Victorino Lastarria 307, al interior de la Plaza Mulato Gil de Castro, con horario de atención de Martes a Domingo: de 11:00 a 19:00. Los valores de vistas son ADULTOS $ 1.000 y ESTUDIANTES $500, teniendo Entrada liberada: Adultos mayores (sobre 60 años con CI), niños menores de 10 años, estudiantes de arte, arquitectura, diseño, historia del arte, fotografía, estética, cine, historia, antropología y arqueología. Para los VALORES VISITAS EXTRANJERAS, su precio es de $ 1.000. Importante, los domingos es con entrada liberada para todo publico.

Ya al final de mi recorrido, disfruté de una buena paleta fría de la heladería Emporio la Rosa, la que amenizó mi tarde cultural, que con mucho entusiasmo recomiendo para recorrer como dentro del itinerario turístico importante dentro de la ciudad de Santiago.

Salida Metro Bellas Artes, hermoseado con mural del grafitero Inti Castro
Salida Metro Bellas Artes, hermoseado con mural del grafitero Inti Castro

En busca de la perfecta lectura; el cerro Santa Lucía

Buscando un espacio donde poder encender la máquina de la mente, y trasladarme en el tiempo a través del texto, pude encontrar un lugar reconocido por todos pero admirado por pocos; el cerro Santa Lucia.

Fuente Neptuno, primera vista del hermoso cerro Santa Lucia
Fuente Neptuno, primera vista del hermoso cerro Santa Lucia

Este gran confidente de las mejores aventuras mentales que se puedan tener en la bulliciosa ciudad de Santiago, otorga un espacio único para la exploración de ideas e ideales. Su espacio geográfico, aparte de otorgar un acercamiento bien céntrico y de fácil acceso entre las estaciones del metro Santa Lucia y Universidad Católica, te permite imaginar una ciudad fuera de lo que corresponde a la hegemonía de lo gris y el cemento. Sin antes que al ingreso, debes registrarte para poder disfrutar de tan hermoso lugar.

El Jardín Circular. Primera estación en silencio donde la lectura se hace fluida.
El Jardín Circular. Primera estación en silencio donde la lectura se hace fluida.

Su entorno completamente verde, lleno de árboles que alimentan y dan vida a una amplia gama de cantos naturales de aves, otorga un aire fresco a la mente para el fluir de la imaginación junto con el estimulante natural de la pasividad necesaria, que es resguardada por varios guardias que vigilan la paz predominante del entorno.

En un principio se te hará difícil encontrar un espacio adecuado para zambullirte en aquel libro que ansías devorar, primero por el ruido de los vehículos que rodean al oasis santiaguino, luego por la sobrepoblada presencia de amores confidentes que buscan su espacio, obvio, sin culpar ni enajenarme de aquella necesaria sensación. Pero luego, cuando por fin encuentras tu zona de confort y de relajo, puedes despegar hacia lo que anhelabas experimentar junto a tu libro. Tu lectura se hará tan fluida y completa, que una tarde no será suficiente para llenar las ganas de volar a través de las páginas del texto escogido a tu gusto. Ahora, si dentro de tu aventura literaria el hambre se hace presente, puedes adquirir cualquier producto en uno de sus quioscos ubicados en las mismas plazas, así recuperas energías y te concentras en tu lectura.

Plano general de la Plaza Pedro de Valdivia, lugar idóneo para descansar y leer
Plano general de la Plaza Pedro de Valdivia, lugar idóneo para descansar y leer

Es este espacio uno de los mejores para visitar y relajarse dentro de Santiago, y desde luego, despojarse del estrés que te invita a diario esta enorme urbe sudamericana.

Atracciones del Lugar:
Mirador, Jardín Circular, Terraza Caupolicán, Castillo Hidalgo, Capilla Estilo Gótico.

Horarios de Visita:
· Lunes a Domingo: 09 a 20 h.
· Visitas Guiadas: Comienza desde la oficina del Cerro (cerca Terraza Neptuno) Sábado, Domingo y Lunes: 10:00 hrs.
· Accesos: Por Alameda esquina Santa Lucía / por Santa Lucía frente a calle Huérfanos.
· Teléfono: (56-2) 2 2664 42 06 – Correo Electrónico: turismo@munistgo.cl

 

Lectura del libro "Los Borgia" de Mario Puzo, en la apacible plaza Pedro de Valdivia
Lectura del libro “Los Borgia” de Mario Puzo, en la apacible plaza Pedro de Valdivia